Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alertan de que la red de fecales de O Hío recibe 8 millones de litros de agua de pluviales al año

Colegio y cofradía presentaron en el Concello el estudio sobre la contaminación en la ría y la necesidad de un plan -El aporte de agua hace que la canalización alivie y vierta al mar

El director del colegio de O Hío, Claudio Lamosa, explica el estudio en el salón de plenos. // Gonzalo Núñez

El colegio de Educación Infantil y Primaria CEIP de O Hío y la Cofradía de Pescadores de Aldán-O Hío se han unido para poner fin a los vertidos de fecales en la ría y generar un movimiento social y político que ayude a conseguir las obras necesarias. El colegio, que dirige Claudio Lamosa, trabaja desde hace tres años en un estudio con los alumnos y con el asesoramiento de Augas de Galicia y otros expertos sobre los motivos de la contaminación por vertidos fecales en la ría que generan un grave problema económico. Afectan al marisqueo por el peligro de que sus aguas pierdan la categoría actual de "A" y bajen a "B" o que su playa que ahora está catalogada como "B" baje a "C", lo que imposibilita la venta directa del marisco y que tenga que pasar por depuración.

Colegio y cofradía presentaron ayer en el salón de plenos de Cangas, en una reunión abierta a los vecinos, la gravedad de esta contaminación, sus causas y la necesidad de llevar a cabo una intervención integral para sanear la ría, que implica la correcta separación de las aguas pluviales y fecales.

Claudio Lamosa asegura que en estos momentos la red de fecales podría estar recibiendo unos 8,5 millones de litros de agua al año procedente de las pluviales del agua de la lluvia y de los manantiales que acaban dentro de la canalización del saneamiento. Este tremendo aporte de agua hace que los bombeos no tengan capacidad y la depuradora alivie las fecales que acaban directamente en el mar. Explica que en el colegio han hecho un estudio del aporte de agua que se arrastra desde el centro a la red de fecales y habla de 19 millones de litros al año, aparte de los 8,5 anteriores. De estos, 17 millones dice que proceden de un manantial existente en el colegio y los restantes 2 millones es agua que cae desde el tejado cuando llueve.

Lamosa asegura que el objetivo de la reunión de ayer no era plantear la solución, sino descubrir el problema de la grave contaminación de fecales en la ría de Aldán, que se empezó a detectar cuando en el colegio iniciaron un estudio para salvar la Lagoa de Vilariño y analizar las causas de su deterioro, con el apoyo de Augas de Galicia. Esto les llevó hasta la ría y su contaminación. Así empezaron a conocer las pista para una intevención global, de la que ayer urgieron para que desde el Concello se inicien las gestiones a nivel local, provincial, autonómico o estatal con el fin de recoger los fondos necesarios para ejecutar esta intervención integral. Son conscientes de que no es una obra a acometer pronto, sino a 5 o 8 años vista, pero alertan de la necesidad de que se empiece a trabajar en ello.

En el estudio, descubrieron que la red de fecales, que siempre tendría que llevar el mismo aporte de vertidos, se multiplicaba por ocho al llover: "Esto ya nos dio la pista de que no funciona bien y que el agua de la lluvia y de los acuíferos entra en la canalización de fecales". Comprobaron, con ayuda de los alumnos que el 30% de las viviendas de O Hío, bien por ignorancia o por comodidad de sus dueños, tiene la red de pluviales conectada a la de fecales. Añade que la red de fecales en O Hío es antigua y la secundaria está formada por tubos de hormigón que no tienen la juntas herméticas y por donde entra el agua de pluviales que hace que los bombeos no tengan capacidad, alivien al mar y aparezca la contaminación por fecales.

Analíticas del Intecmar

Añade el director que siempre trabajaron en la línea de no dar nada por hecho, por veraz, sin antes comprobarlo. Así que confirmaron todas las analíticas del Intecmar, que es el Instituto para el control de las aguas marinas, desde el año 2009 al 2018; y las compararon con los datos de pluviosidad de Meteogalicia, a través de la estación de Lourizán. Lo que sucedió, dice Lamosa, es que siempre que llovía por encima de los 75 litros por metro cuadrado, aparecían datos elevados de contaminación por E.coli en las analóiticas del Intecmar en Aldán.

Dentro de este proyecto para la eliminación de la contaminación en el mar, el colegio de O Hío acoge el día 11 una reunión de 12 expertos en saneamiento de diferentes partes de Galicia, en donde también estarán presentes los alcaldes de Bueu y de Cangas y miembros de las corporaciones para escuchar a estos expertos y establecer los principios en los que se debe basar el plan de saneamiento integral en la ría.

Compartir el artículo

stats