Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

330.000 euros y 5 meses de obra para renovar el Paseo da Xunqueira y ampliarlo a Samertolaméu

El Concello de Moaña inicia la licitación para cambiar la senda de madera paralela a la playa por una estructura de losas con pavimento terrizo -El nuevo tramo llegará a la salida de Río do Barranco

Las bajadas a la playa seguirán en madera, pero se renovarán.

El Concello de Moaña cuenta ya con el proyecto de obra para renovar el paseo de madera de A Xunqueira, cambiando los materiales, y completarlo con un nuevo tramo de senda por todo el frente marítimo del parque de Samertolaméu, de forma que la gran área peatonal de Moaña se prolongue entre O Con y la desembocadura del río do Barranco, en Meira. En breve abrirá el plazo de presentación de ofertas para una obra cuyo importe total se estima en 333.728 euros y cuya ejecución se prolongará durante cinco meses de obras.

El mal estado de la superficie con listones de madera del paseo que discurre por las dunas de A Xunqueira y paralelo a la playa obliga al Concello a numerosas reposiciones, por ello se sustituirán los materiales. Se retirará la estructura actual construida con cargo al Plan E hace una década y se instalará un nuevo pilotado sobre vigas de hormigón, que se construirá en losas alveolares prefabricadas. Por encima se pavimentará con zahorra prensada de color tierra, que es el material que permite Costas para no romper con la estética del entorno. Se trata de una "solución definitiva" que evitará las actuales reparaciones continuas. Mejorará la accesibilidad reduciendo los riesgos de caídas en jornadas lluviosas.

Este nuevo pavimento se extenderá también en los tres caminos que conectan la senda directamente con la acera de la PO-551. Por contra, los listones de madera se mantendrán en las tres pasarelas de acceso directo a la playa, usadas por los bañistas. Eso sí, las piezas actuales serán sustituidas por otras completamente nuevas. Se calcula en 2.035 metros cuadrados la superficie de este sendero. Entre las mejoras se incluirá además una iluminación que permita su uso también por la noche, al tratarse de un tramo muy concurrido. Para ello se instalarán lámparas solares de pequeño tamaño, a ras de suelo, que iluminen la zona a baja intensidad y que garanticen su sostenimiento medioambiental.

En lo que respecta al nuevo tramo entre la antigua isla de Samertolaméu y la salida del Río do Barranco, se delimitará el trazado con bordillos de hormigón y se extenderá un pavimento terrizo sobre zahorra por encima del terreno actual. Pegado a la línea de costa, se intervendrá en 610 metros cuadrados de superficie. Este nuevo tramo ya no irá pilotado. La licitación arranca después de que el Concello gestionase los pertinentes permisos ante Costas del Estado, que obligó a ligeras modificaciones sobre la base del proyecto inicial.

Cuando este trabajo concluya, el único tramo que restaría para unir todo el litoral urbano moañés de forma peatonal es el del A Seara, paralizado desde hace años y cuya finalización está pendiente de una actuación que ponga también en valor los astilleros tradicionales de Casqueiro y Carlagho.

Regeneración

La regeneración del complejo dunar del litoral moañés, acometida por Costas, se completó con este paseo de madera que ahora será sustituido. Está pendiente desde hace años de una ambiciosa segunda fase que consistiría en recuperar el carácter de isla de Samertolaméu y que permitiría regenerar las corrientes en la zona.

De hecho, al cerrar la isla las corrientes depositan muchos sedimentos que afectan incluso al pantalán de embarcaciones de pesca de bajura en el muelle de Meira, de ahí que Portos de Galicia acometa en las próximas fechas un importante dragado para ganar calado, pues las embarcaciones sufren para acceder con la marea baja. Este mes comenzaron los trabajos previos. El coste de este dragado supera los 200.000 euros e implicará la retirada de 15.000 metros cúbicos de material.

La renovación y ampliación del paseo en el litoral de Meira se puede ejecutar gracias al remanente de tesorería positivo con el que el Concello cerró el ejercicio 2018. En total, la técnica de Intervención permitió acometer obras de carácter financieramente sostenible por 844.000 euros. El destino de ese dinero se aprobó en el pleno municipal de abril e incluye otra de las grandes obras en periodo de licitación, como es la renovación de la tubería de abastecimiento de agua que discurre bajo Quintela y que sufre averías y fugas periódicas debido a su estado precario.

Compartir el artículo

stats