El pleno de la corporación de Cangas respaldó anoche, con la única abstención del PP, desestimar el recurso de reposición presentado por la empresa adjudicataria del servicio integral del agua contra la anulación de la tasa fija de saneamiento que figura en el contrato (5,1 euros/bimestre) por ser superior al establecido en las condiciones del concurso (3,5 euros). De este modo, el órgano municipal se reitera en su decisión y rechaza las alegaciones presentadas por la UTE, que argumentó ser víctima de indefensión y pedía aclaraciones con respecto al dictamen del Consello Consultivo de Galicia.

El alcalde, Xosé Manuel Pazos, explicó que de lo que se trata es de corregir un error que perjudica los intereses del Concello y, en consecuencia, de los usuarios que abonan la tasa. Y para abundar en esa "ilegalidad manifiesta", el edil de Facenda, Mariano Abalo, insistió en que esa diferencia sumaría 3,5 millones de euros en los 25 años de contrato y responsabilizó al PP del origen de la "estafa" por haberlo firmado. El popular Pío Millán observó en Abalo "ganas de fiesta", le reprochó que en un lustro no se abrió un solo expediente sancionador a la empresa y comunicó que no entrarían en votación sobre este asunto. Avante, por boca de Tomás Hermelo, respaldó la medida del Concello frente a la empresa, pero echó en falta aclarar cuál va a ser la cuantía de la tasa fija de saneamiento que se aplicará en adelante.

El debate sobre este asunto se recuperó más tarde, con la moción del PP instando a acordar un proyecto global de saneamiento que debe solucionar deficiencias en las instalaciones y los graves problemas de vertidos que se producen, sobre todo en la parroquia de O Hío. A pesar de las discrepancias sobre dónde empezar o quién debe asumir la inversión, la propuesta salió adelante con las abstenciones de los ediles del gobierno ACE-PSOE y los del BNG, mientras los de Avante votaron en contra porque exigen que se ejecute ya el plan que está redactado y que tenía asignado partida presupuestaria.

Antes de comenzar el debate, el alcalde dio la palabra a Aurora Prieto, que tomó posesión como concejala de ACE en sustitución de Maite Villar, de la que se acordó en su discurso para desearle una pronta recuperación de sus problemas de salud. Antes, dio garantías de que "nunca voy a traizoar o compromiso de seguir sendo o que sempre fun, unha veciña de Cangas fachendosa de selo e decidida a facer o mellor para a vila e todo o pobo. Agora de novo cunha responsabilidade política que desempeñarei con toda a decisión e forza", recalcó la nueva edil.