Una furgoneta estacionada ayer en las inmediaciones de la estación de servicio de Lapamán pareció "cobrar vida" momentáneamente. El vehiculo, un Ford Tourneo, cruzó la carretera PO-551 sin ningún ocupante en su interior y acabó cayendo por un terraplén y chocando contra un árbol. Todo parece indicar que falló el freno de mano del automóvil, lo que provocó el suceso.

El accidente ocurrió alrededor de las ocho de la tarde. El propietario dejó la furgoneta aparcada en los alrededores de la gasolinera y poco después el vehículo se quedó sin freno y empezó a desplazarse. Afortunadamente en el momento en el que atravesó la carretera PO-551 no circulaba ningún otro vehículo y se evitó una posible colisión. Así, el suceso se saldó sin heridos.

Al lugar se desplazó la Policía Local de Bueu, Guardia Civil de Tráfico y una grúa para retirar el coche accidentado. Esta maniobra obligó a cortar el tráfico en ambos sentidos de circulación durante unos 15 minutos.