Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sueste restaura en O Grove el galeón botado en 1908 para trasladar sardinas, barro y leña

-El Elíseo abasteció a esa villa durante mucho tiempo, antes de convertirse en barco bateeiro -El colectivo de Moaña que lo recuperó lo hizo surcar por la ría de Vigo en múltiples ocasiones

El barco "Eliseo" en plena navegación. // Asociación Sueste

El barco "Eliseo", antiguamente conocido por los vecinos de O Grove como "O bote de Natalio", es un galeón de roble y pino gallego que se encargaba del transporte de mercancías en rías como la de Arousa. Botado en 1908 en el municipio coruñés de Serra de Outes, desde hace más de una década pertenece a la asociación cultural y recreativa Sueste, con sede en Moaña. Actualmente se somete a un proceso de puesta a punto en Astilleros Garrido, donde ya fue reformado hace justamente diez años, tras pasar por Cambados para una puesta a punto de su motor.

Muchos recuerdan aún en la villa meca las singladuras de este barco que es, sin duda, uno de los más antiguos de cuantos flotan y navegan aún en Galicia.

Una nave construida por encargo de Eliseo Rey Bustelo a principios del siglo pasado -fue botada en el año 1908 en el popular puerto de O Freixo-, que tras dedicarse al transporte de leña, sardinas y barro antes aludido, fue reconvertida en embarcación auxiliar de acuicultura para, de este modo, colaborar en el cultivo de mejillón en batea.

Esto hizo que el viejo galeón fuera sometido a diferentes procesos de renovación y cambios estructurales significativos a los que se daría continuidad desde 2005, ya en manos de la asociación cultural y recreativa Sueste, con sede en Moaña y dedicada a la defensa y promoción de la cultura marítima tradicional.

Patrimonio marítimo

De hecho, esta entidad lo ha convertido en un pequeño ejemplo de la recuperación del rico patrimonio marítimo de la comunidad, tratando de mantenerlo vivo para mostrarlo a las nuevas generaciones y dar a conocer las características de este tipo de naves de carga y transporte con unas características especialmente adaptadas a las rías gallegas.

Hay que tener en cuenta, y así lo destacan en la asociación Sueste, que se trata de barcos "panzudos de proa, con mucha manga, cubierta en gran parte ocupada por la bodega y popa redonda".

Son, en definitiva, embarcaciones "robustas y sin embargo muy manejables, que en su época de esplendor atendían tanto el comercio de madera y transporte de barro y materiales de construcción producidos en las telleiras, como la compra de pescado a flote".

Buque insignia de Sueste

Respecto a esto último, puede decirse que este tipo de naves se desplazaban a la zona de pesca para recoger las capturas del día y llevarlas a puerto, a las conserveras o a fábricas de salazón como las que se asentaban en la localidad grovense, tal y como explican en la citada asociación moañesa.

Es por todo ello que el "Bote de Natalio", que en realidad se llama "Eliseo" y se ha convertido en el buque insignia de Sueste -donde funciona como barco escuela en el que familiarizarse con la navegación a vela-, atesora méritos más que suficientes para formar parte de la historia de Galicia.

Como también para ocupar un lugar de privilegio en el inigualable museo flotante que conforman las embarcaciones tradicionales de esta comunidad.

Once metros de eslora

De ahí, el interés que despierta su actual acondicionamiento en una carpintería de ribera tan destacada como Astilleros Garrido, muy cerca de O Corgo, la lonja y la zona portuaria meca.

Desde la misma, capitaneada por José Garrido Fernández, inciden en el valor histórico de este galeón de 10,55 metros de eslora, 3,08 metros de manga, 1,10 de puntal y 7,71 toneladas de registro bruto al que ahora se cambian las cuadernas y el forro; un arduo trabajo que se prolongará hasta febrero.

Astilleros Garrido compagina la restauración del galeón "Eliseo" con otros trabajos igualmente interesantes, como los tendentes a mejorar embarcaciones de la clase 6M Fórmula Internacional que compiten cada verano en puertos como Sanxenxo y Pedras Negras, conocidos popularmente como los "Fórmula 1" del mar.

Entre ellos el "Bribón", el conocido barco del Rey emérito Juan Carlos I, tantas veces mimado en esa carpintería de ribera grovense.

La misma en la que se restauran barcos clásicos y de época, entre ellos uno francés que decidió quedarse en O Grove, precisamente para afrontar esta mejora, tras participar el pasado mes de agosto en la Regata Islas Atlánticas organizada por el Club Náutico de San Vicente desde el puerto de Pedras Negras.

Pero no son, ni mucho menos, los únicos trabajos en marcha en Astilleros Garrido. A los mismos hay que sumar la restauración de un velero con casco de hierro y 16 metros de eslora, así como otras labores de reparación y construcción que hacen de esta carpintería de ribera una de las empresas más importantes del sector en Galicia.

Su gerente, José Garrido, aclara que la actual, "prácticamente desde octubre hasta Semana Santa", es una época "especialmente intensa" en astilleros como el suyo, ya que los barcos de recreo y los tradicionales se ponen a punto durante el otoño y el invierno para afrontar en óptimas condiciones la siguiente temporada de navegación, ya en primavera.

Compartir el artículo

stats