Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mejoras en la principal carretera de la comarca

La Xunta adjudica la redacción del falso túnel de la autovía en el ramal a Cangas para evitar aludes

Los trabajos han sido encargados al Estudio de Ingeniería K2 por casi 18.000 euros con un plazo de ejecución de 6 meses -La infraestructura se ejecutará enterrada para facilitar que siga el desdoblamiento del corredor

Cuatro meses después de que concluyeran las obras de construcción de la Autovía do Morrazo, técnicamente denominada AG-46,y entrara en funcionamiento a lo largo de 11 kilómetros, la Consellería de Infraestructuras que dirige Ethel Vázquez, ha vuelto manos a la obra y ha adjudicado la redacción del proyecto para la construcción del falso túnel del enlace a Cangas, en Ameixoda (Moaña). Con este falso túnel se pretende acabar con los problemas de desprendimientos en el talud de este ramal de salida a Cangas. Los aludes en este tramo del antiguo Corredor do Morrazo provocaron que al menos en tres ocasiones, desde 2006, se tuviera que cerrar al tráfico, la primera vez solo durante unos días, pero las dos últimas durante meses, ocasionando importantes problemas en la circulación e inversiones.

La redacción del proyecto del falso túnel se ha encargado al Estudio de Ingeniería K2, de A Coruña, por un importe de 17.908 euros y un plazo de ejecución de seis meses. El objeto del trabajo es la definición técnica y constructiva de esta infraestructura. El tramo objeto del estudio cuenta con unos 600 metros de longitud, aunque el falso túnel se construirá sobre unos 200 metros, y un trazado constituído por una curva a la izquierda y otra a la derecha, entre las que se encuentran la correspondientes curvas de transición. El ramal finaliza en una glorieta de al que parte la variante de enlace a Cangas (VG-4.5) por Ameixoada.

En la actualidad, el ramal discurre en trinchera, con un talud derecho de grandes elevaciones y con elementos de contención. Fueron instalados en la última obra, entre febrero y junio, para evitar desprendimientos, después del último ocurrido en la madrugada del 31 de enero que a punto estuvo de sepultar bajo las piedras a una conductora que en ese momento circulaba por el ramal pra dirigirse a su trabajo. Pese a las obras de emergencia, el talud siempre siguió mostrando situación de inestabilidad por lo que se requiere una actuación que resuelva de forma definitiva la problemática.

El falso túnel permitirá realizar un relleno sobre el que se estabilizará el talud y consolidarán las actuaciones de emergencia ya ejecutadas.

El coste estimado de la actuación es de unos 2,5 millones de euros, aunque el importe exacto lo determinará el proyecto.

9 metros de ancho

La sección del túnel se prevé rectangular, en hormigón, y no abovedadapara posibilitar así el relleno y reducir la pendiente del talud, según el estudio previo que había eleborado en mayo el ingeniero director del proyecto de la autovía, Ricardo López Escapa; y el ingeniero autor, Antonio Moreno Ortega; y con la previsión de que el desdoblamiento del corredor siga en este tramo hasta su final y completar así la autovía en sus 17 kilómetros.

El talud sobre el que se proyecta el falso túnel, ya tenía tramos de muros de mampostería de contencisón al pie y malla de triple torsión, pero pese a ello, los desprendimientos se sucedieron. La categoría de túnel que se prevé es entre 200 y 500 metros con una Intensidad Media Diaria de Tráfico (IMD)de 2.000 vehículos al día, aunque como el ramal podría acercarse a esa cifra, se contempla la realización de un estudio de tráfico que confirme que se puede aplicar esta categoría.

En principio se prevé que el túnel, conforme al estudio previo,pueda tener 9 metros de ancho interior, distribuidos en 7,5 de calzada y dos aceras de 0,75 metros y gálibo libre de 5,30 metros. El túnel, que por su longitud debe ir con iluminación, será cubierto con una losa de 80 centímetros de espesor. El conunto se impermeabiliza en el exterior cmediante pintura bituminosa. El drenaje interior se continñua mediante la cuneta lateral con un colector de PVC de 400 mm. En el tramo de salida del túnel, se prevé la construcción de más muros de mapostería para completar los ya existentes.

La construcción de este falso túnel supondrá también nuevos desvíos en la salida de la Autovía a Cangas. Cuando ocurrieron los cierres por los desprendimientos, la solución alternativa que estableció la Xunta fue convertir en calzada de doble carril el ramal de incorporación desde Cangas a la Autovía, que implica cortar la circulación en el tronco principal de la carretera, que en este tramo sigue siendo corredor, de un carril en cada sentido por encima de la rotonda de Ameixoada.

Compartir el artículo

stats