Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis Kleiser: "Estamos rodeados de historias, solo hay que estar atento y letra y música vienen solas"

Presentan en Cangas su nuevo disco, producido por Hendrik Röver

La Kleejoss Band, con Luis Kleiser a la derecha. // Jaime Oriz

La Kleejoss Band regresa a Galicia para presentar su nuevo disco, "El secreto", un paso más en su exploración de un rock auténtico y con sonidos americanos. Un álbum que grabaron en los estudios Guitar Town de Muriedas (Cantabria), con Hendrik Röver como jefe. El grupo aragonés estará el sábado de nuevo en Cangas (Salasón, 22.30 horas y 10 euros). Antes su cantante y guitarrista, Luis Kleiser, habló para FARO.

-Llegan a Cangas para presentar su quinto disco en cinco años, "El Secreto". ¿Cuál es el secreto para ser capaces de mantener ese ritmo sin que la calidad decaiga?

-No te lo vas a creer, pero pensaba en ello esta misma mañana por algunas turbulencias personales que he vivido. ¿El secreto? Estar atento. Vivimos rodeados de historias, alegres, tristes, duras, melancólicas, hilarantes€En algunas somos protagonistas, otras nos las cuentan amigos y otras desgraciadamente salen en la tele. Estamos conectados al mundo y a las personas que viven en él y suceden cosas interesantes cada día. Sólo hay que abrir los ojos y las orejas; la letra y la música para acompañar esas historias viene sola. Este mundo proporciona cantidades ingentes de inspiración.

-Se cumple justamente un año de la grabación de este álbum, para lo que fueron a Muriedas junto a Hendrik Röver. Decidieron grabarlo tocando juntos en lugar de que cada uno grabase sus pistas. ¿Una declaración de intenciones y un ejercicio de honestidad ante discos cada vez más sobreproducidos?

-Fue idea de Hendrik que lo hiciéramos así; creo que casi todo lo que se graba en su estudio se graba de esa manera. Nosotros no confiábamos mucho en nuestro talento para hacerlo así pero el jefe nos invitó a arriesgar y menos mal que le hicimos caso. Fue una manera de probarnos a nosotros mismos que éramos capaces y que teníamos la calidad suficiente para hacerlo. No creo que podamos volver atrás ahora, nos ha encantado la experiencia y el resultado. Y como dices, lo que queda es un disco más auténtico en el que escuchas una banda tocando. Algo más real que otro tipo de discos que suenan perfectos, arregladísimos y sin alma.

-¿Cómo decidieron ponerse en manos de Hendrik Röver?

-Habíamos coincidido con Los Deltonos en algunos shows y tenemos una relación estupenda con ellos. Hendrik vino a ver un concierto nuestro en Castro en agosto 2018 y nos propuso probar. No teníamos ni canciones ni previsión de grabar por aquellas fechas pero encontramos un hueco en noviembre de aquel año. Lo que iba a ser un single se convirtió en un EP y acabó siendo un LP. Escribimos el disco en seis semanas y en unos diez u once ensayos y nos lanzamos. Por eso nos encanta el disco, es la foto más real de lo que somos.

-¿Y la grabación en su estudio Guitar Town?

-La grabación fue rápida; todo se liquidó en cuatro días. Tocábamos un tema unas cuatro ó cinco veces, elegíamos la mejor versión de cada tema y adelante. Después añadíamos las voces y algún arreglo si era necesario, pero la idea era mantener los temas en la forma más fiel posible a lo que puedes encontrar luego en nuestros directos. En definitiva y como dice Hendrik, "no rasques donde no pica".

-Conociendo a Hendrik Röver y otra de sus famosas sentencias, esa de que el "rock americano es posible en castellano", no me creo que no les lanzase pullas para cambiar de idioma. ¿El título de "El secreto" fue su máxima concesión o en el futuro no descartan ese cambio?

-Le gustaría que cantáramos en castellano y siempre que nos ve nos anima al cambio, pero no nos mete caña con eso. Es muy respetuoso con lo que hacemos. "El Secreto" se bautizó así porque todo el proyecto lo mantuvimos así. Nadie supo nada hasta que el disco estaba terminado y saliendo de fábrica. Y sí, pusimos en nombre en castellano por Hendrik. ¿Cambiaremos al castellano? Todo esta por ver, pero no nos cerramos a nada. Somos una banda pequeña y eso te da pocos recursos económicos, pero una libertad absoluta para hacer lo que te da la gana. Así que si en un momento lo vemos claro, nos lanzaremos al castellano.

-El álbum significa también el estreno de una nueva formación, con Andrés Macmalo y Nacho Prol a la guitarra y bajo. ¿Cómo han encajado en la banda y qué cree que han aportado a su sonido?

-Pues han aportado un trabajo fantástico y el encaje en la banda no pudo ser más rápido. Apenas llevaban unos meses en la banda y ya pudimos escribir un disco con ellos en unos pocos ensayos. ¡Imagina lo rápido que entraron en el engranaje de la banda para hacer eso! Y sumando a ese punto, este es el primer disco que hacemos tocando todos a la vez y lo hemos hecho con ellos. Son músicos excelentes. Nacho controla muchos instrumentos y tiene mucho control sobre la armonía y Andrés trabaja con su guitarra horas y horas para dar lo mejor. Nos han dado versatilidad y nos han permitido multiplicar el poco tiempo de que disponemos. Con más tiempo puedes arreglar mejor los temas y probar muchas más cosas. Nos ha dado mucha seguridad tener a dos tipos que sabes que lo tienen todo siempre bajo control. Un lujo tenerlos en la banda.

-¿Cómo definiría la evolución de la banda desde aquel "Wind City Haze" hasta el actual "El secreto"?

-Supongo que hemos ido de algo primigenio e instintivo a algo más pensado y elaborado. Cuando sacas tu primer disco no tienes nada con qué compararlo así que te fías de la intuición. Conforme vas sumando trabajos y años intentas que el siguiente disco sea un paso adelante y que te sorprenda a ti mismo. Ahora somos capaces de hacer cosas más complejas, tenemos un sonido personal y más definido. Digamos que "Wind City Haze" fue la semilla y "El Secreto " el fruto maduro. Pero todos nuestros trabajos tienen en común el intento de hacer buenas canciones y que ninguna de ellas sea un relleno irrelevante en los discos.

-No puedo evitar preguntarlo. En su anterior disco, "Inception" estaba "Son of a bitch" y en "El secreto" incluyen otro tema titulado "Keep on hating me", dos temas que casi definiría como un corte de mangas a ritmo rock. Cada persona que los escuche seguro que tendrá su particular "galería de amigos" a quien dedicárselos. ¿Ustedes pensaban en alguien o hay demasiadas personas a las que dedicar estas canciones?

-Con el tiempo descubres que no puedes caerle bien a todo el mundo y que esforzarse en eso supone renunciar a lo que eres. "Son of a bitch" la escribimos pensando en todos esos gurús que siempre saben lo que te conviene, lo que es bueno para ti. Fue nuestro homenaje particular y sarcástico al fenómeno del cuñadismo. "Keep on hating me" es un poco más oscura y tiene un punto de exorcismo personal de los demonios propios. Se trata de asumir que hay gente que no te soporta y que te culpa de sus propios fracasos. Es aceptar que la felicidad de otros no puede estar depositada en mis manos. A alguien le escuché una frase que inspiró esa canció: "Todo el mundo es un hijo de puta en la historia de alguien". Toca aceptarlo y vivir nuestra vida según nuestras convicciones y valores nos lo indican. ¿Dedicada a quién? Lo mejor es que cada uno busque un nombre.

-Abren el disco con "Shine on", un tema en el que incluyen un guiño a "This little light of mine" de Mavis Staples. Es difícil encontrar una canción en la que uno diga en la misma estrofa que se ha quedado atrapado y sin destino, que ha perdido el trabajo y a la chica en el mismo día, que el teléfono no funciona y que el café está frío€ y que suene optimista. ¿Un optimista sin remedio o el poder de la música?

-No puedes elegir lo que te pasa en la vida, sólo puedes elegir cómo vivirlo. La vida da palos, de eso no hay duda, pero prefiero sonreír a llorar. "Shine on" es nuestra aportación al refrán ese de "al mal tiempo buena cara". Hay un guiño a un viejo tema gospel tradicional en la musica negra americana. Creo que tanto Mavis como nosotros tomamos la misma referencia.

-La portada del disco incluye el subtítulo de que esta grabación es un primer volumen, dando a entender que habrá continuidad. ¿Ya tienen algo avanzado para volver con Hendrik Röver para ese segundo volumen?

-Quedamos tan contentos con la grabación que teníamos claro que volveríamos. Colocar ese mensaje de "Volume I" es una manera de comprometernos con nuestros seguidores y de recordarnos que tenemos que hacer más. Tenemos ideas para temas, hay cosas interesantes pero nada cerrado. Estamos tocando bastante así que no tenemos tiempo de cerrar los temas. En diciembre pararemos y tendremos un par de meses para trabajar bien esas ideas. Veremos cuando las ponemos en un disco, esperemos que sea más pronto que tarde.

-Hendrik es un habitual de Galicia y de Cangas. Ustedes ya han estado aquí presentando su anterior disco. ¿Cómo se sienten por estas tierras donde al "wind" se une la "rain"?

-Como en casa, amigo. Galicia es muy distinto a donde vivimos. Nosotros somos hijos del desierto así que nos encanta visitar Galicia, ver toda esa vegetación y el agua por todas partes. Sin embargo, tenemos gente muy querida allí y volver es como visitar a la familia. En Galicia hemos vivido conciertos memorables y siempre nos llevamos historias nuevas que contar y algún kilo de más. ¡Bonita tierra la suya, gracias por acogernos en ella!

Compartir el artículo

stats