Hasta 13 históricos empresarios de compañías auxiliares del sector naval de Moaña llevan años peleando por cobrar facturas que grandes astilleros no les pagaron. Constituyeron una Plataforma de Afectados. Estos días también ellos ven con inquietud los movimientos en Barreras. De esta empresa tendrían pendientes de cobrar, desde hace años, unos 2,5 millones de euros. "Esta situación nos deja todavía más tocados, porque pensamos que cada cambio de propietarios hace más difícil que reconozcan nuestras deudas", lamenta el portavoz del colectivo, Balbino Barcia. Asegura que estas facturas con cinco empresas de la plataforma se remontan a hace un mínimo de ocho años.

El responsable de la extinta empresa Auxinaval, ubicada en Moaña, perdió entonces unos 300.000 euros. "Ya nos obligaron a asumir una quita del 80% de ese dinero porque, aunque votamos en contra, los dos principales acreedores la apoyaron".

Asegura que si se llega a producir una segunda quita de las deudas "nadie va a trabajar para Barreras ya una tercera vez, porque nadie se fiará". Él se encuentra ahora jubilado tras el revés de su compañía, pero todavía espera cobrar aquellas facturas "porque a los bancos tenemos que pagarles 3.000 euros al mes por los créditos".

La plataforma espera que el Igape instale en Moaña, en breve, una oficina temporal para asesorarles jurídicamente en esta lucha por cobrar.