Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

María José Pérez: "El acuerdo para el acceso a Ons es bueno, ahora a los isleños nos toca actuar con responsabilidad"

"La supresión del carné significa libertad para los vecinos, la libertad de elegir a quién llevamos a nuestra casas y cuándo"

María José Pérez con la camiseta de "Ons en Loita" hace unos días bajo la Torre Eiffel, en París.

"Me siento más orgullosa que nunca de ser isleña". María José Pérez no oculta su satisfacción después del acuerdo alcanzado el miércoles con las consellerías de Cultura y Medio Ambiente, después de meses de asambleas, movilizaciones y tensión. La presidenta de la Asociación de Vecinos y Amigos de Ons destaca la unión y presión vecinal, que considera como las claves en la dura negociación con la Xunta de Galicia.

-La reunión del miércoles concluyó con una imagen casi histórica, con todas las partes firmando un acuerdo. ¿Esperaban un resultado tan positivo antes de empezar esa larga reunión?

-Teníamos claro que nos iban a proponer establecer un número fijo de autorizaciones por vivienda, algo que no podíamos aceptar porque eso dejaba fuera a los anexos que no están reconocidos como casas. Al final conseguimos que no sea así y creo que es positivo. Conseguimos casi un libre acceso y esto es importante porque ahora la Xunta va a tener un número real de los isleños que van cada año a sus casas en Ons y a cuántas personas llevan. De esta manera al final del próximo verano podemos sentarnos para analizar esos datos, ver si sobrepasó en algún momento y tomar medidas.

-Está claro que el pacto es un éxito para los vecinos, pero también los sitúa en una posición de gran responsabilidad para hacer un buen uso de la confianza otorgada.

-Tenemos que ser serios, dar ejemplo y ser responsables. Somos los primeros interesados en cuidar la isla. La capacidad de carga es la que es y estamos convencidos de que salvo en esos momentos puntuales [15 de agosto y fiestas de San Xaquín] no se van a superar esas 800 personas. Pero no podemos hacer un mal uso del sistema y desde la asociación vamos a dar la cara. Cuando alguien algo mal lo vamos a decir.

-Este sistema de acceso pactado supone enterrar el polémico carné individual. ¿Qué cambia con la reserva través de un código QR específico para cada casa?

-Fundamentalmente nos da la libertad que pedíamos. La libertad de decidir y elegir a quién llevamos a nuestras casas y cuándo. Eso es algo que no nos permitía el anterior carné.

-Quizás muchas personas no entendían su rechazo al sistema del carné. ¿Cree que esta modificación les da la razón en esa oposición frontal que mantuvieron ante ese tipo de control?

-Sí. El carné implicaba someterse a un control que significaba perder el derecho básico a acceder a nuestras viviendas. La supresión del carné significa libertad.

-¿Qué cree que hubiese pasado si la reunión del miércoles se hubiese celebrado antes?

-Si en el mes de mayo hubiese una persona con la disposición a sentarse y negociar como ocurrió esta semana, en especial por parte del conselleiro de Cultura [Román Rodríguez], nos tendríamos ahorrado muchos disgustos, gastos, desplazamientos... Y sobre todo habría muchos vecinos que no se hubiesen quedado sin ir a sus casas durante este verano.

-¿Ha valido la pena?

-¡Sí! Esta lucha ha servido para sacar de nuevo pecho por el orgullo isleño y juntar de nuevo a todos los vecinos. Demostramos que juntos se puede lograr un buen acuerdo. Creo que logramos nuestros objetivos con moderación, con diálogo y sin cerrar puertas a nadie. A pesar de todos los malos tragos tengo que decir que estoy más orgullosa que nunca de la gente de la isla y de ser isleña.

-¿Temieron que calase entre el resto de la sociedad la idea de que los vecinos de Ons estaban en contra de los visitantes?

-No era nuestra intención, pero hubo un momento en el que casi pensamos que alguien quería que hubiese un enfrentamiento. Nosotros queremos que venga gente a Ons, no queremos la isla para nosotros. Deseamos que vengan y que nos conozcan. El cupo de 1.300 nos parece respetable y no queremos que se reduzca para darle más plazas para los isleños.

-¿Sería posible entender lo que significa Ons sin sus vecinos?

-No. Esa es precisamente una de las diferencias con respecto a Sálvora: es una isla muy bonita, con las casas cuidadas, pero que ves y luego te vas. En Ons te encuentras con mucho más: los visitantes se pueden parar a hablar los isleños, les sorprende ver a las aves de corral por el camino, se paran a pedir un vaso de agua a los vecinos... Ons tiene historia y los isleños queremos seguir formando parte de esa historia.

-¿Apoyarán ahora la declaración de Patrimonio de la Humanidad ante la Unesco?

-Se acordó que en las próximas fechas vendrán técnicos de la Xunta de Galicia a explicar que es lo que va a suponer y que va a aportar esa declaración. Nosotros lo único que queremos es que no suponga una pérdida de derechos, no puede haber más recortes. Queremos confiar en las personas, tenemos el compromiso personal del conselleiro de Cultura de que se cumpliría con los acuerdos y para ello también acordamos crear una mesa de trabajo.

-Este último conflicto ha servido como catalizador para volver a unir a los vecinos, pero insisten en que a esa mesa a tres bandas no le faltará trabajo. ¿Cuáles son sus prioridades?

-Nosotros no renunciamos a la propiedad de las casas. Seguiremos reclamando un cambio legislativo para lograr que se nos reconozca la propiedad. Creemos que es algo que está más justificado y acreditado después de una posesión durante más de 150 años. Pediremos que se regule el acceso del puerto, que ahora solo puede ser usado por las navieras y por el faro, algo que los conselleiros desconocían. Es primordial mejorar la depuradora y el saneamiento, el suministro eléctrico o colocar unos aseos públicos en algún punto de la isla. Otra de las prioridades es la atención médica: durante el verano debería haber un servicio las 24 horas del día.

Compartir el artículo

stats