Los piragüistas que triunfaron en los últimos campeonatos mundiales celebrados en Hungría, Teresa Portela (bronce en K-1 200), Rodrigo Germade (Plata en K-4 500) Pablo Graña (campeón del mundo en C-2) y David Barreiro (octavo en C-1 500) fueron recibidos esta mañana en el Concello de Cangas por el alcalde, Xosé Manuel Pazos (ACE), el concejal de Deportes, Fernando Quinteiro; el diputado provincial de Deportes, Gorka Gómez, y otros miembros de la corporación municipal. De esta manera, todo el Concello de Cangas quería rendir homenaje y mostrar su agradecimiento a estos deportistas, aulgnos ya veteranos y otros que están empezando su carrera y que también tienen puestas sus miras en llegar, en alguna ocasión, a participar en unos Juegos Olímpicos, aunque no sea tantas veces como Teresa Portela, que está en disposición de acudir a sus sexta olimpiada.

Bajo el llanto de la bebé de Rodrigo Germade, que su madre Carlota Pampín trataba de sosegar, se celebró en el salón de juntas del Concello de Cangas el acto oficial de escribir en el Libro de Honor. Fue precisamente Rodrigo Germade quien se prestó voluntario en ser el primero en dejar escritas unas palabras para la posterioridad, ante la timidez de Pablo Graña, al que el regidor le había puesto primer el libro y entregado el bolígrafo.

Empezó Germade y continuó Teresa Portela, de la que su hija, Naira, de cinco años, no se despegaba de su regazo. Todos agradecieron el reconocimiento del Concello de Cangas y todos se mostraron orgullos de representar a este municipio, que vuelve a disfrutar de una edad de oro.

Tanto el concejal de Deportes, como el diputado provincial y el alcalde repararon en la figura de Teresa Portela. Aseguraron que con su ejemplo dignifica a la mujer, y estos comportamientos son los que tiene que aplaudir un gobierno, porque además son ejemplo para las nuevas generaciones.