Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vecinos de Viñó paran el tráfico para pedir que se respeten las zonas restringidas

Critican la ocupación de viales y accesos a viviendas -Exigen al Concello que actúe con la Policía Local y más contundencia

Grupo de vecinos esperan en el vial de acceso a Viñó. // G.N.

Grupo de vecinos esperan en el vial de acceso a Viñó. // G.N.

La asociación de vecinos de Viñó dio ayer un paso más en su cruzada contra el "caos" de tráfico que sufre la zona con la llegada del buen tiempo y el aluvión de vehículos cuyos conductores no reparan a la hora de aparcar incluso en zonas prohibidas o no habilitadas. Varios miembros del colectivo esperaron ayer a los bañistas en el cruce con la carretera que va a Donón para pedirle que respeten los espacios restringidos, el tránsito peatonal y el acceso a las viviendas de los residentes. "Antes de aparcar, fíjate donde lo vas a dejar; respeta las señales de prohibición; no aparques en entradas a propiedades privadas; no bloquees caminos transitables para emergencias (ambulancias, bomberos); no aparques en la carretera cuando la estás estrechando, impidiendo la normal circulación de vehículos y no dejas espacio para el tránsito peatonal", rezan los escritos que entregaron en mano a los conductores y dejaron en los parabrisas de los coches.

El colectivo que preside Esperanza Veiga presiona constantemente al Concello de Cangas para que actúe contra esos comportamientos con más prohibiciones y agentes, aunque la Policía Local carece de medios para vigilarlo de forma permanente, pues el problema se produce en todos los accesos a las playas, y especialmente en la parroquia de O Hío. Los afectados también se quejan de la falta de civismo de los automovilistas y ayer les entregaron más de 250 avisos.

"Decidimos hacer este acto simbólico para denunciar el abandono que sufrimos por parte del Concello de Cangas, titular de todos los caminos de Viñó", abunda Veiga, que repara en el descontrol que padecen en la zona y que el pintado de zonas prohibidas haya quedado a medias. También critica que la Policía no acude cuando se les llama o que la grúa no viene a retirar los vehículos mal aparcados porque, como sucedió ayer, "dicen que no tiene fuerza para subir la cuesta con coches".

La asociación también lamenta que algunos conductores optan por aparcar el espacios donde molestan para evitar pagar un precio simbólico en los "leiraparking" e insiste en reclamar al alcalde, Xosé Manuel Pazos, más contundencia para mitigar el problema.

Compartir el artículo

stats