Las personas designadas por ACE, PSOE, BNG y Avante! para negociar un acuerdo de gobierno que aglutine las fuerzas de izquierdas siguen avanzando en ese cometido. Ayer por la tarde se celebró la segunda reunión a cuatro bandas y, en medio del mutismo, lo único que trascendió es que las negociaciones "van polo camiño marcado", siguiendo "os eixos" marcados de antemano y que de lo que se trata ahora es de "unificar criterios" para que el gobierno resultante sea "un equipo" que trabaje por el objetivo común de "mellorar as condicións de vida" de la ciudadanía canguesa.

Resulta difícil sacar algo más que tópicos a los representantes de los diferentes grupos políticos implicados, aunque nadie desmiente que hay "sintonía" y que están abocados a entenderse para no dar alas a la derecha "e dilapidar a confianza obtida nas urnas", en palabras de una de las personas implicadas. El esquema que se sigue es "debullar" los posibles puntos de un programa de gobierno en el que hay "bastantes coincidencias", aunque se deben "axustar os termos" hasta consensuar su redacción definitiva.

Funcionamiento del Concello, definición de áreas prioritarias, entre las que se prevé especial protagonismo para los asuntos sociales, la defensa de la igualdad o las garantías de movilidad son algunas de las cuestiones que los negociadores están repasando y que prevén concretar "a curto prazo".