La UTE Covsa-Taboada y Ramos, encargada del último tramo de la autovía do Morrazo está trabajando en estos momentos en la ampliación del enlace de Meira, concluyendo el enlace de la PO-313 en Broullón, echando el firme y aglomerando el tronco de la carretera, está construyendo los sistemas de drenaje, cunetas y realizando la preparación definitiva de los taludes, poniendo barreras new yersey de separación entre calzadas y protección de laterales. Desde la dirección de la obra se asegura que si las condiciones meteorológicas son favorables, la previsión es abrir la autovía antes del verano, lo que supondrá hacerlo con dos meses de anticipo según lo previsto en el plazo de obras del contrato, que se cumple en agosto. El compromiso es que el verano no se vea afectado por la carretera. y dicen que el tronco estará hecho para entonces y solo faltarán remates de carácter menor.