El conflicto por la construcción del centro de salud de Moaña suma y sigue. La Mesa da Sanidade volvió a reunirse ayer, presidida por la alcaldesa, Leticia Santos, para valorar la situación actual en la que el gobierno local sigue a la espera, desde marzo, de una respuesta del conselleiro de Sanidade, Vázquez Almuiña, a la petición de reunión. La solicitud se realizó, señala Leticia Santos, tras aprobarse en el pleno de ese mes y, por unanimidad, una moción rechazando la respuesta de la directora de Recursos Económicos del Sergas a la solicitud del Concello, de modificación del borrador del convenio de construcción del centro, que había enviado la consellería, ya que entienden que lo basan en el estudio de necesidades sanitarias para Cangas y Moaña que, según la alcaldesa, reduce en el municipio moañés los servicios de urgencias y lo deja sin odontología para trasladarlos al futuro Centros Integral de Salud (CIS) a construir en Cangas.

Lo que acordó la mesa, señala la alcaldesa, es dar una semana más al conselleiro de Sanidade para que fije la reunión, entendiendo que si no lo hizo, añade la regidora nacionalista "es porque está ocupado con otros asuntos". En la Mesa participaron la presidenta de la Federación de Vecinos A Chamusca, una representante de la Asociación de Mulleres; tres de la Plataforma de Defensa da Sanidade Pública y dos de la Asociación de vecinos Monte Faro. Por parte de los grupos políticos estuvo Coral Ríos, por el BNG; y Marta Freire, por el PSOE, aparte de la alcaldesa que recuerda que estaban invitados todos los grupos y aprovecha para pedir su participación ya que se trata de un tema que es fundamental para los moañeses.

La alcaldesa insiste en que el planteamiento que hace la Xunta de pedir 3.300 metros edificables en la parcela de Sisalde, para construir el nuevo centro de salud hablando de un edificio ideal de única planta, cuando la parcela del Concello es de 2.066 metros pero con una edificabilidad de 7.700 en altura, es para dilatar los plazos en período preelectoral y por interés político. Santos asegura que lo que tiene que hacer la consellería es atender los requerimientos del Concello, no alargar plazos y modificar el convenio corrigiendo también la superficie de la parcela que pide. Recuerda que en agosto, la directora de Recursos Económicos había remitido un escrito al Concello en el que se pedía al Concello una parcela para construir el centro de salud en dos plantas de 1.500 metros cuadrados cada una. Insiste en que la parcela municipal vale y que lo que no va a hacer el Concello es entregarla si antes el Sergas no garantiza que Moaña seguirá manteniendo igual las urgencias y odontología.Dice que ningún centro de salud que se construye es en planta baja y que la alturas cumplen con las cuestiones sanitarias de evitar contagios ya que los ascensores favorecen esto y permiten también mejor desplazamiento para las personas con movilidad reducida.