La certeza de que se derogará la reforma laboral, de que se defenderán y se subirán el salario mínimo y las pensiones hasta los 1.200 euro y de que el gobierno se pondrá al servicio de la clase trabajadora y no de los intereses del Ibex 35. Son algunos de los compromisos de En Común-Unidas Podemos con la ciudadanía si logra encabezar o condicionar un gobierno de izquierdas tras las elecciones generales del próximo día 28. Lo contrario, advirtieron ayer sus representantes durante un acto electoral en el Auditorio de Cangas, sería dejar las instituciones estatales en manos de la derecha, ya sea por la segura coalición entre el PP, Ciudadanos y Vox o por el "máis que probable" acuerdo entre Pedro Sánchez y Albert Rivera que ataría de manos a los socialistas a la hora de aplicar medidas sociales.

Para la candidata número 1 por Pontevedra, Yolanda Díaz, el gobierno de Sánchez "sacouse a careta e non vai derogar a reforma laboral", lo que debe servir a los trabajadores para movilizarse en contra de la precariedad laboral y con la seguridad de En Común-Unidas Podemos "peleará" en las instituciones por defender sus intereses, por garantizarles una condiciones "dignas" y por "non condealos á indixencia" si mandan otras formaciones más interesadas por salvaguardar los privilegios de las grandes empresas.

Díaz puso como antecedentes la subida "histórica" del salario mínimo hasta los 900 euros, gracias a la presión sobre el PSOE y los peligros del bipartidismo para Galicia en asuntos como el rescate público de la concesión de Audasa para la explotación de la AP9 y su transferencia a la Comunidad Autónoma, y llamó a ponerse "á altura das circunstancias" y trasladar a las urnas esas demandas.

Además de Yolanda Díez, en el acto de ayer en Cangas intervinieron las también candidatas Ángela Rodríguez "Pam" y Mariquiña Lores, así como Xosé Manuel Pazos. El alcalde alentó a movilizarse para evitar un gobierno "trifachito" de la derecha rancia que encabezan Casado, Rivera y Abascal o de coalición entre el PSOE y Ciudadanos, que además repercutirían negativamente en el municipalismo. Si gobierna la izquierda, aunque sean los socialistas quienes encabecen el ejecutivo, "aplicaremos xa o 155... Ou sexa, 155 medidas sociais" para transformar el país, remachó Pazos ante un centenar de asistentes.