La sección cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra desestimó el recurso de apelación interpuesto por la defensa de Juan Carlos G.N. contra el auto dictado por el Juzgado de Instrucción Número 2 de Cangas de O Morrazo, por el que se decreta prisión provisional al acusado de atacar e herir con un machete a su pareja en Cangas, a principios del mes de febrero.

La Audiencia de Pontevedra señala que concurren indicios racionales de la comisión por parte de recurrente de una acción delictiva, y así alude a la declaración de la primera de la víctima, las lesiones sufridas por la misma y las primeras manifestaciones de ésta en el centro hospitalario a la policía. "De todo lo cual se desprende el conjunto de indicios relatados por la instructora: la pareja discute en el dormitorio y la prima de la perjudicad acude en su auxilio, viendo al recurrente que esgrimía un objeto cortante, siendo así que la perjudicada presente lesiones que aparecen como causadas por un arma blanca, manifestando inicialmente ésta a la Policía que había sido el investigado quien se las causó". En la denegación de la libertad provisional se hace referencia a que si bien es cierto que el investigado niega los hechos, la juez instructora, con la inmediación que le es propia entiende que su versión no resulta corroborada al no presentar lesiones que indiciariamente pudieran sustentar su declaración en el sentido de que se trató de un forcejeo en el que la víctima fue quien intentó agredirle.

Asegura que los hechos por parte del investigado, sin ánimo de prejuzgar, pueden constituir un delito de homicidio en grado de tentativa con agravante de parentesco o un delito de lesiones grave sen el ámbito de la violencia de género cometido con arma blanca, calificaciones que también se señalan en el referido auto.