La Diputación de Pontevedra atendió a los requerimientos de vecinos y Concello e inició la reparación del peligroso y profundo socavón que llevaba abierto desde hacía más de medio año en la carretera provincial de Berducedo, justo a la salida de una curva, en A Carrasqueira. Este socavón había ocasionado ya varios accidentes de tráfico de pequeña entidad.

Desde su aparición, Diputación y Aqualia se pasaban la responsabilidad y también la obligación de atajarlo. Se encontraba vallado pero desde el verano no se había actuado para taparlo.

El problema surgió de un hundimiento de la calzada. Al abrir se encontraron con que una tubería perdía agua. Aqualia repuso la tubería y entiende que fue dañada por el personal provincial que arreglaba el socavón. Desde la Diputación, por el contrario, sostienen que el hundimiento se debió precisamente a la fuga de agua.