Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mejora de las infraestructuras viarias de la comarca

La Autovía cierra su primer año con una media de 15.600 vehículos al día y récord de 24.348 en agosto

El balance de aforo de 2018 se limita a ocho meses desde que abrió la carretera el 11 de mayo -Los controles se realizan en el inicio en Rande y en A Moureira, en Meira -La Intensidad Media Diaria sería menor si es todo el año

Circulación de vehículos, ayer, en la Autovía do Morrazo (AG-46) en Meira. // Gonzalo Núñez

Circulación de vehículos, ayer, en la Autovía do Morrazo (AG-46) en Meira. // Gonzalo Núñez

Sin haber llegado a concluir, pendiente de que acaben las obras del desdoblamiento en el tercer tramo, la nueva Autovía do Morrazo (AG-46), abierta a lo largo de 7 kilómetros entre Rande y Meira, en Moaña, ya ha registrado en su primer año de vida, un récord de vehículos con respecto a la circulación que tenía antes el trazado, siendo corredor. El viernes 3 de agosto, la Autovía do Morrazo tuvo una circulación de 24.348 vehículos. Es el registro más alto desde que hace 13 años entró en servicio el Corredor do Morrazo (técnicamente denominado CG-4.1) y que supuso un antes y un después en las infraestructuras viarias de la comarca, como lo es ahora la autovía, que entró en funcionamiento el 11 de mayo del año pasado.

En estos meses de funcionamiento de 2018, la AG-46 ha arrojado una Intensidad Media de vehículos (IMD) de algo más de 15.600 diarios, en concreto 15.605 en el punto kilométrico 0, en su inicio en Rande, por alusión al puente de la Autopista AP-9 aunque es la parroquia de Domaio; y de 15.671, en el punto kilométrico 5, en A Moureira, en Meira. Se trata de los dos puntos en los que la Xunta ha realizado los controles dentro de su plan de aforos de la red autonómica de carreteras.

La cifra de la IMD es la más alta de los últimos cinco años, marcados por la crisis, pero no es la más elevada en la vida de esta carretera -antes corredor-, ya que en 2009 registraba una media de 16.967 vehículos, que ha ido bajando a 16.588, en 2010; 16.096, en 2011; 14.208, en 2012; 14.538, en 2013; 14.230, en 2014; 14.905, en 2015; 13.323, en 2016 y 9.497, en 2017, cuando el corredor estuvo cerrado varios meses. La entrada en vigor de la Tarjeta Metropolitana del Transporte Público con bonificaciones en el billete. ha promocionado también los viajes en barco y en autobús en detrimento del coche, aunque la entrada en servicio de la autovía ha puesto a Vigo, en donde trabajan muchos morracenses, mucho más cerca.

Con respecto a los veranos, la Autovía ya ha demostrado su capacidad de atracción y en este primer año ha superado cualquier cifra de los 13 anteriores. El viernes es uno de los días que esta carretera tiene más tráfico y fue un viernes 3 de agosto cuando se alcanzaron esos 24.348 vehículos, coincidiendo con el inicio de las vacaciones.

El primer verano desde que se puso en servicio el corredor (el 2 de diciembre de 2005), la IMD en agosto fue de 18.824 vehículos y saltó a 21.325, en 2007. En 2008 bajó a 19.938 para volver a subir en 2009 a la cifra más alta que registró el corredor en sus diez años de existencia, con 22.546 vehículos. En 2010 pasó a 22.158 y bajó a 21.023, en 2011. Siguió bajando en 2012 a 18.499 para remontar en 2013 a 20.106. El año 2014 cerró agosto con una IMD de 19.707 para bajar a 18.863; subir en 2016 a 20.045 y volver a bajar a 19.458 en 2017.

El primer día que abrió la autovía el 11 de mayo del año pasado ya registró 12.784 vehículos, según el balance de aforos que demuestra cifras muy dispares de circulación según el día de la semana. Así varía entre los 7.323, la más baja, que se registró el 25 de diciembre, a esos 24.348 del 3 de agosto.

Seguridad viaria

La entrada en servicio de la Autovía ha supuesto una mejora en la seguridad viaria de la carretera a cuando era corredor cuando se cobró doce vidas, siete de ellas entre enero y abril de 2010. Fue entonces cuando se generó una demanda vecinal en la comarca, apoyada por los concellos, para acabar con la mortandad de esta carretera y desde la Xunta se empezó a trabajar en su conversión en autovía que ha sacado adelante la conselleira de Infraestructuras, Ethel Vázquez. Falta por definir bien en entronque de la Autovía con el corredor para que el conductor perciba bien que pasa de una carretera de doble carril en cada sentido a otra de uno solo.

Ahora quedará por resolver si este aumento del tráfico que vuelca la Autovía do Morrazo en el puente de Rande podrá afectar en el nuevo convenio de Audasa con el Ministerio de Fomento que fue recurrido por la concesionaria para recibir mayor compensación económica por el "peaje en la sombra" y al que la Xunta también se ha sumado para pedir quedar exenta de tener que afrontar algún pago si gana la concesionaria.

Compartir el artículo

stats