La necesidad de contar con un auditorio con la suficiente capacidad para albergar eventos de cierta magnitud es una de las cuestiones que el gobierno local de Bueu pondrá encima de la mesa a lo largo de 2019. El concello buenense estudiará este año las posibilidades de acometer una reforma del Centro Social do Mar para ampliar su aforo y, en caso de esto no sea factible, se pondrá manos a la obra para elaborar un proyecto para la construcción de un nuevo auditorio en otro punto del municipio.

El gobierno buenense asume desde hace tiempo que el Centro Social do Mar se ha quedado pequeño para acoger determinados actos a lo largo del año. Sus cerca de 250 asientos no dan abasto en determinados actos y el ejemplo más evidente es el Festival Internacional de Cortometrajes que se celebra en el mes de septiembre, y que, a pesar de proyectar los filmes de la Sección Oficial en doble sesión, colgó habitualmente el cartel de "No hay billetes" hace apenas unos meses. De hecho, el director del certamen, Manuel Pena, apuntó a la posibilidad de mejorar las instalaciones tras el rotundo éxito de la pasada edición, no solo en cuanto al patio de butacas sino también en el escenario y en el hecho de poder dotarlo con camerinos y salas de usos múltiples. Todo para poder seguir avanzando en un festival que año tras año rompe sus propios registros.

El alcalde buenense, Félix Juncal, manifestó ayer que la capacidad del futuro auditorio buenense debería situarse en torno a las 450-500 plazas. "Cada vez temos máis demanda e polo que vimos vendo a necesidade sería de contar cunhas instalacións que dupliquen a capacidade actual", afirma el regidor. Pero esa instalación debería cumplir también unos mínimos de calidad en otros aspectos más allá del aforo, como la acústica. "A verdade é que non sabemos se o edificio permitiría esa adaptación nunha reforma", admite, por lo que quiere realizar un estudio de necesidades antes de apostar decididamente por un edificio de nueva construcción. "Se non fose posible, o concello empregaría este año para estudiar unha nova instalación que atendería estas necesidades que temos", señala.

Juncal no se decanta por un auditorio al uso, sino por un espacio polivalente que sirva para múltiples usos. "Queremos un centro de referencia que sirva para diferentes funcións e no que se poidan desenvolver actividades e eventos que conten cunha importante afluencia", afirma. El alcalde afirma que el espacio donde se ubicaría no sería un problema, ya que el Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) contempla diferentes zonas para dotaciones municipales, como, por ejemplo, As Lagoas.

En cuanto a la financiación, la idea que se maneja desde Alcaldía es la de una fórmula similar a la que está permitiendo la construcción de la piscina municipal. "É obvio que é imprescindible o apoio das diferentes administracións para obter os recursos e o financiamento necesarios", sentencia. Y es que a nadie escapa que tanto si se opta por la vía de un reaprovechamiento de los espacios dentro del Centro Social como por una nueva construcción los costes serían importantes.