La suerte sonrió ayer a Bueu, aunque finalmente el dinero acabaría incluso fuera de Galicia. El Gordo de la Lotería de Navidad, el más repartido que se recuerda, no pasó de largo en O Morrazo y repartió en la villa buenense nada menos que 800.000 euros. Los encargados de repartir ríos de dinero fueron los trabajadores de la Librería Abrente, ubicada en pleno barrio de A Banda do Río. Una de sus responsables, Marina Buceta, recibió la noticia con incredulidad al principio. Tras consultarlo, certificó que a través del terminal vendió dos décimos del Gordo, que cayó en el número 03347. Poco a poco tanto ella como los clientes empezaron a elucubrar sobre la identidad de los agraciados. "Ojalá sean de Bueu. En verano vendimos a muchos turistas, de Madrid y de todas las partes de España", explicaba la lotera. A última hora de la tarde, FARO pudo saber que los premiados son residentes en Castilla-La Mancha que veranearon en la comarca.

Marina Buceta mostró su emoción tras comprobar la repercusión del premio, que atrajeron a curiosos hasta la librería. "Nunca pensé que me podría hacer tanta ilusión repartir un premio así. Llevo trabajando aquí 37 años, desde que abrió la librería, y nunca habíamos repartido un premio de Navidad", indica. Eso sí, con anterioridad la suerte se dejó caer en esta librería con Quinielas y otros juegos de azar, "pero no recuerdo un premio tan grande", desvela.

Sin conocer la identidad de los premiados, asegura que este año notó que los buenenses compraron más lotería. "Y sobre todo que la gente le empieza a perder miedo a la máquina. Porque la suerte puede estar en cualquier sitio. Seguro que eso irá a más". Recuerda que cuando comenzó el terminal "había mucho rechazo", pero pone en valor sus beneficios. "Permite repartir todos los números más y ya es difícil que ocurra como antes, que el Gordo tocaba en una localidad de forma íntegra".

Los premiados se llevarán 322.000 euros limpios cada uno, tras descontar los 78.000 euros por décimo que se queda Hacienda.

Muchos de los clientes que acudían por la mañana a la Librería Abrente se enteraron en el lugar del premio repartido, al ver el revuelo. "Yo juego siempre aquí, a través del terminal, pero al Gordo de la Primitiva. Ahora tendré que comprar Lotería del Niño, a ver si sigue la suerte. Ya tengo que picar", explicaba con humor Pilar Otero, una vecina de Bueu que también especulaba sobre cuál podría ser la identidad de los dos afortunados.

Por la tarde, la encargada de la Librería Abrente, ya con los carteles oficiales que la acreditaban como vendedora de dos décimos del Gordo, especulaba con la posibilidad de que ambas fracciones premiadas se las llevase la misma persona. "Porque sería extraño que dos personas sin relación cogiesen un número tan bajo".

Durante toda la tarde el goteo de gente felicitándola fue una constante. Además, ya comprobó como los vecinos de Bueu aprovecharon para comprar décimos de la Lotería del Niño, buscando la suerte de nuevo en el mismo establecimiento. "Es increíble lo que llama este premio a que la gente busque la suerte también para el Día de Reyes. Aunque el gasto de ambos sorteos no tiene nada que ver. El de la Navidad forma parte de nuestra cultura y nadie se lo quiere perder", concluye Buceta.

Falsos rumores

El premio Gordo no dejó más dinero en la comarca, aunque a lo largo de la mañana un rumor situó un boleto premiado en una ferretería de la parroquia de Beluso, también en Bueu. Sus responsables aseguraron que no contaban con ningún décimo del número 03347. Señaló que el rumor le hizo tener que responder a muchas llamadas con la misma pregunta.