Familiares, amigos y miembros de la corporación, encabezados por el alcalde de Bueu, Félix Juncal, arroparon ayer a María Loira en la recepción oficial de la que fue objeto por su reciente nombramiento como integrante de la Academia de las Ciencias de la Salud Ramón y Cajal. La odontóloga buenense se mostró agradecida por el reconocimiento, manifestando no saber "por que recibo tantos eloxios cando eu so tento poñer o meu granito de area. Son unha emprendedora xove no ámbito da saúde e tento poñerme no lugar do paciente e darlle a mellor solución".

Loira hizo referencia asimismo a la sorpresa que le causó el hecho de haber sido elegida por la Academia de las Ciencias dentro de un nutrido grupo de profesionales como "logopedas, fisioterapeutas, oncólogos, xente con carreiras profesionais incribles. Eu son moi nova, aínda estou dando os primeiros pasos e uso me anima moito a seguir".

Juncal señaló la emoción que le causaba recibir en la casa consistorial a "personas ilustres" y subrayó historias como la de la homenajeada que sirven para "visibilizar á muller", a la vez que reconoció el éxito de ser académica en un colectivo donde se valoran tanto los méritos académicos como los profesionales. La buenense presentó hace un año su tesis doctoral, que le valió la calificación Cum Laude con mención europea.

Acto seguido, se le hizo entrega de una serie de regalos entre los que se encontraban un diploma, música y un poemario buenenses, así como una réplica de la escultura que José Solla hizo para la Praza Massó. El colofón fue la bandera de Bueu con la que posaron todos los asistentes al acto.