Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La plantilla del Concello de Bueu rechaza de nuevo en asamblea la propuesta de RPT

El personal se opuso de modo mayoritario a la que era la "última" oferta del gobierno - Críticas a la valoración de los puestos

Un momento de la asamblea celebrada ayer en el Centro Social do Mar de Bueu. // Gonzalo Núñez

Un no rotundo y sin necesidad de votación. Así se pronunció ayer la plantilla del Concello de Bueu en una asamblea en la que se debía decidir si se aprobaba o no la "última" oferta del gobierno local para contar con una Relación de Postos de Traballo (RPT). La negativa del personal municipal deja ahora un escenario de lo más incierto para el futuro inmediato: el gobierno local podría aprobar en solitario la RPT, para lo que incluso podría tener el apoyo de algunos sindicatos; seguir negociando; o bien dejar todo como está.

La reunión se celebró en el Centro Social do Mar y contó con la participación de cerca de medio centenar de empleados municipales. Los encargados de presentar la el texto fueron los delegados de los sindicatos UGT, CSIF, CIG y CGT, que mayoritariamente se inclinaban por firmar el acuerdo con el gobierno local. La propuesta que estaba encima de la mesa mejoraba considerablemente el anterior borrador de acuerdo, que se votó en noviembre de 2016. En esta ocasión el ayuntamiento aceptaba incorporar a la RPT un total de 17 plazas del servicio de limpieza, unos puestos que de momento se vienen cubriendo con contratos temporales, y el consecuente aumento en la masa salarial, que en los tres próximos años se incrementaría en unos 140.000 euros.

La asamblea de ayer fue convocada por todas las centrales sindicales después de que el gobierno local les trasladase que deseaba que hubiese consenso antes de proceder a la aprobación del documento. Y consenso sí que hubo, pero en contra. Muchas de las intervenciones que se registraron durante la reunión fueron bastante críticas, sobre todo con el proceso para redactar la RPT y la valoración que realizó de cada puesto la empresa contratada por el Concello de Bueu. Algunos de los presentes se quejaron de que no se habían tenido en cuenta ninguna de sus sugerencias y otros mostraban su inquietud por la división que genera entre la plantilla. "Si votamos en contra de la RPT parece que estamos en contra de que se mejoren las condiciones de algunos compañeros y eso no es así", manifestaban algunos de los que se sentían perjudicados con la nueva propuesta.

Algunos de los delegados sindicales se mostraban favorables a aprobar la RPT ya que defienden que supone un paso adelante y que en todo caso durante los próximos años se podría mejorar. "En realidade ao Concello case que lle vén ben que non se aprobe porque desta maneira continúase na mesma situación e afórrase ese aumento salarial de 140.000 euros", argumentaban algunos de los sindicatos.

Una vez confirmada esta sonora negativa los sindicatos deberán trasladar la postura de la asamblea al gobierno, que debe decidir si se sigue negociando o si apuesta por intentar firmar la RPT con los sindicatos que sí estén de acuerdo. La postura intermedia es la de dejar la situación tal cual está.

Compartir el artículo

stats