Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gabarrón conecta arte, vino y tradición

El artista vinculado a Bueu inaugura una instalación escultórica en una conocida bodega segoviana

Una escultura de 17 metros de altura y una instalación de 250 metros de murales de acero a modo de bajorrelieves integran la última creación de Cristóbal Gabarrón, el artista murciano de nacimiento pero casi buenense de adopción conocido por sus obras para los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 o para celebrar los 70 años de la ONU. "Corazón en boca" luce desde el domingo integrada en el edificio de la segoviana Bodega Avelino Vegas, que realizó este encargo para conmemorar el centenario del fundador de la misma.

"Es un homenaje a los principios, una obra de arte hecha para perdurar en el tiempo", explica el artista, que ha realizado una escultura de gran tamaño de un corazón mientras que los bajorrelieves simbolizan las raíces de las vides pero también de la tradición de una familia con tres generaciones vinculadas al vino. "El corazón representa a esa familia que montó todo de la nada, cuando tener una bodega era algo más rustico. Esa fuerza está simbolizada en el corazón", señala. Los murales de acero abrazan el edificio "como esas raíces de cien años, pero que también apuntan hacia el futuro". Y es que, en palabras del propio Gabarrón, "es la imagen que yo utilizo para describir a una familia que cultiva aquellos valores transmitidos por sus padres".

Pero además de los elementos puramente físicos la luz juega un papel determinante a la hora de configurar el conjunto. "Tiene dos aspectos diferentes. De día es el colorido típico de mis obras con las sombras que produce el sol sobre la pared y que conforman una doble lectura", describe Gabarrón. El segundo aspecto es el nocturno, explotado gracias a una iluminación móvil que destaca aún más los murales ofreciendo "más de 4.000 imágenes de colores, con un juego de luces impactante".

Gabarrón es partícipe, de este modo, de la corriente que desde hace años une arte y vino en España, si bien ya tuvo una experiencia anterior con una bodega vallisoletana para la que hizo una escultura de cobre como un elemento vivo que acompaña al vino en su evolución, ya que va cambiando con el paso del tiempo. Aunque ha sido la arquitectura la que ha conseguido una mayor vinculación con las principales bodegas españolas, a través de los diseños de arquitectos como Frank Gehry, Santiago Calatrava, Richard Rogers, Zaha Hadid o Rafael Moneo, entre otros.

Gabarrón, de 72 años, tiene actualmente obras en dos exposiciones que finalizarán este mes. Una de ellas es "Words that remain iun silence", en el Paseo del Arte de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, y la otra es en la Artzuid Sculpture Biennal de Amsterdam, que despliega esculturas por diferentes localizaciones de la ciudad de los canales.

Compartir el artículo

stats