Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las obras en la iglesia de Tirán sacan a la luz una puerta medieval en la fachada norte

Se trata de un acceso transversal tapiado, similar al que se conserva en la fachada sur -Su estudio se publicará en la próxima revista de "O Pegho" de la Asociación de Veciños de Tirán

La puerta lateral descubierta, totalmente tapiada, en la iglesia románica en obras. // Gonzalo Núñez

La puerta lateral descubierta, totalmente tapiada, en la iglesia románica en obras. // Gonzalo Núñez

Las profundas obras de restauración que se están llevando a cabo en la iglesia de San Xoán de Tirán, una de las joyas del románico en la comarca, han deparado una inesperada sorpresa. Y es que han puesto al descubierto en los últimos días la existencia de una puerta de factura medieval en la fachada norte de este templo parroquial.

Las primeras impresiones sobre este descubrimiento las tomaron el historiador local y colaborador de FARO Manuel Uxío García Barreiro y el historiador y juez de paz moañés Jacinto García Piñeiro, que acudieron esta misma semana a la zona para analizar -en la medida de lo posible pues las obras siguen en marcha- esta puerta. El descubrimiento será presentado con más detalle en un reportaje sobre la iglesia de San Xoán de Tirán que Jacinto García publicará este mismo mes en el próximo número de la revista "O Pegho", que edita la Asociación de Veciños de Tirán.

El propio García Piñeiro, profesor de Historia jubilado, describe esta primitiva puerta de acceso transversal, que se encuentra tapiada, por sus características similares a la que se conserva en la fachada sur de esta iglesia. Está adintelada, con tímpano liso y rematada en un arco ligeramente apuntado que sobresale del paramento mural.

Esta puerta sacada a la luz gracias a las obras de restauración se encontraba hasta ahora totalmente oculta a la vista. Por el interior de la iglesia estaba tapada por una imagen religiosa sobre peana. Por la fachada exterior la puerta no era visible a consecuencia de una edificación anexa a la propia iglesia, aunque posterior en el tiempo, que los vecinos siempre conocieron con el nombre de "a fábrica".

Los historiadores explican que informaciones recogidas al respecto entre personas mayores del entorno de la iglesia parroquial determinan que en esta dependencia anexa, de estructura cuadrangular, se realizaban autopsias a personas fallecidas por accidentes laborales e incluso en siniestros de tráfico.

Jacinto García Piñeiro señala que adosados al muro de "a fábrica", por el exterior, también se ubica una antigua mesa de altar y un recipiente cóncavo de piedra, con forma de copa semiesférica. A falta de estudios más detallados, plantea que se pueda deber a los restos de una probable pila bautismal de tradición románica.

Este hallazgo tendrá que ser estudiado con detenimiento para su correcta clasificación. En documentos de la iglesia de Tirán consultados por Manuel Uxío García Barreiro no se hace referencia a dicha puerta. Las obras de restauración en este templo parroquial afectan a la cubierta y la tribuna del mismo.

Jacinto García Piñeiro publicará en el número 35 de la revista "O Pegho", que la asociación vecinal presentará la noche de San Xoán, un estudio descriptivo sobre la iglesia parroquial que ya recogerá los primeros datos sobre este nuevo hallazgo.

El historiador ya había puesto en valor a través de las páginas de FARO esta iglesia, que considera "descoñecida ou ignorada pola gran maioría dos estudiosos do románico galego", pero que fue construida de acuerdo las directrices de la arquitectura románica y presenta aspectos que revelan una época tardía de este estilo (tardorrománico), ya entrado el siglo XIII.

Para Jacinto García Piñeiro la pobreza decorativa de esta iglesia, sin apenas adornos escultóricos en su portada y en su interior, recuerdan al modelo de iglesia cisterciense que marcó la transición del estilo románico hacia el gótico, con las siguientes características: "Severidade no estilo, austeridade na ornamentación e simplicidade na construción, que son notas a resaltar nunha igrexa de San Xoán de Tirán orientada cara ó leste".

En su exterior, esta joya del románico, destaca por su fachada occidental, alzada sobre un muro saliente inferior a modo de zócalo, con portada abocinada y arco de directriz apuntada compuesto por tres arquivoltas en arista viva, que descansan sobre tres pares de columnas, con basas de perfil ático y garras en las esquinas, fustes poligonales y lisos así como capiteles poco elaborados y decorados con motivos vegetales. El ábaco con moldura se prolonga por el muro más allá de los límites de la portada.

Tímpano liso

El historiador considera que esta puerta principal de la iglesia debió contar con un tímpano liso que se encuentra recortado por la parte inferior, probablemente para ganar altura en la puerta de acceso al templo religioso, aunque puede que se deba a una posterior intervención en la puerta primitiva con la pérdida del tímpano original. El resultado final es un arco que no guarda las mismas características ni el perfil ni las proporciones de las arquivoltas de esa portada. La parte interior de la puerta principal muestra un arco igualmente apuntado, que se apoya sobre una línea impuesta que se extiende por todo el muro.

En esta facha occidental, la más visible, se abren sobre la portada dos ventanas rectangularizadas "unha delas resto do que foi unha saeteira románica", apunta el investigador en su descripción.

Compartir el artículo

stats