"Para firmar os primeiros documentos vía electrónica estou tardando moito máis que se tivera que estampar a firma física", reconocía ayer el alcalde de Cangas, Xosé Manuel Pazos, enredado en su ordenador y su teléfono móvil mientras estrenaba el nuevo sistema implantado en el Concello y financiado por la Diputación. Gracias a este avance tecnológico, ya no será necesario que el regidor esté en cuerpo y alma en su despacho del consistorio para dar validez a una solicitud de subvención, a un certificado de empadronamiento o a un cheque de combustible para que los operarios municipales puedan repostar de inmediato la maquinaria que manejan u otros vehículos del parque móvil municipal.

"Está claro que é un paso cara adiante, pero aínda teño que collerlle o tranquillo", asume Pazos, que dio su primer "sí quiero" por este canal el miércoles por la tarde a través de su teléfono móvil mientras atendía otras obligaciones personales. La aplicación le avisa de cualquier trámite que debe cumplimentar y el alcalde lo formaliza con el visto bueno digital, que es tan seguro como el soporte físico y además contribuye a ahorrar tiempo, papel y dinero a las arcas públicas, además de hacerle un favor al medio ambiente y agilizar los trámites que no requieran un soporte físico.

Además del teléfono móvil, Pazos, al igual que otros representantes públicos, puede formalizar los documentos desde cualquier terminal gracias a un lector del DNI digital que acaba de poner al día. "De momento estou collendo tablas, pero en catro días xa estarei a punto", calcula el regidor.