Una mancha de aceite en la calzada provocó ayer un accidente en el que se vieron implicados hasta tres coches. Los hechos ocurrieron en la PO-551 a su paso por Bueu y afortunadamente no hubo que lamentar heridos.

El suceso tuvo lugar pasadas las 14.00 horas en el semáforo del cruce con el lugar de Outeiro. Un Seat Toledo estaba parado a la espera de que la señal se pusiese en verde y detrás había una furgoneta Mercedes Sprinter. Un tercer coche, un Ford Kuga, frenó para detenerse también en el escenario, pero la presencia de una mancha de aceite en el firme provocó que el conductor perdiese el control y chocase con la furgoneta, que a su vez impactó contra el Seat Toledo.

Al lugar acudió la Policía Local de Bueu y los servicios de mantenimiento y conservación de la Xunta, que limpiaron el aceite del vial.