Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Héctor Castro: "Los padres no deben ver el teléfono móvil de sus hijos como un objeto, es una responsabilidad"

Destinado en Cangas desde 2012, imparte las charlas del Plan Director de la Guardia Civil en los centros educativos

El sargento de Cangas, Héctor Castro, ayer durante la charla en el colegio de O Hío. // FdV

El sargento de Cangas, Héctor Castro, ayer durante la charla en el colegio de O Hío. // FdV

Ciberbullying, sexting, grooming, happy-slapping, stalking... son términos anglosajones que definen los riesgos que tienen los menores en el uso de las nuevas tecnologías, como el teléfono móvil, convertido en el regalo de moda de la Primera Comunión y cuyos riesgos sobrepasa mcuhas veces a los padres. La Guardia Civil desarrolla desde 2013 un programa, denominado Plan Director de Mejora de la Convivencia y Seguridad en los Centros Educativos y sus Entornos, que ha cobrado más auge en los últimos tiempos ante la demanda, por parte de la comunidad educativa, de actividades informativas en los centros educativos para advertir de los peligros a los menores. El Plan aborda temáticas variadas, desde violencia de género a bandas juveniles, drogas y alcohol, uso y riesgos de las nuevas tecnologías además del bullying y ciberbullying asociado a las nuevas tecnologías. El sargento de la Guardia Civil de Cangas, Héctor Castro, se encarga de impartir las charlas en esta demarcación.Ayer impartió una de ellas a alumnos de primaria en el colegio de O Hío sobre bullying y nuevas tecnologías y todas sus derivaciones. El día anterior lo hizo a padres en el colegio Sagrada Familia de Aldán, con una gran afluencia. Castro estuvo durante tres años realizando estas charlas a nivel de toda la provincia.

-¿A qué edades va dirigido el Plan Director de la Guardia Civil?

-A todas, incluidos los padres que, año tras año, son los que demuestran mayor interés. Los tres primeros años casi no teníamos solicitudes de las Anpas (Asociacións de nais e pais de alumnos) pero la gente va cogiendo más conciencia, influenciada también por los medios de comunicación y los padres se quieren poner al día conforme a sus hijos. En cuanto a las edades, las principales víctimas del bullying se concentran en primaria; después con las nuevas tecnologías, ese bullying pasa a denominarse ciberbullying y ya entramos en el uso de las TICs.

-Las charlas se imparten a alumnos y a padres ¿por separado?

-Por separado. A los padres se les dota de criterios y prevenciones. Delante de los niños no se deben dar esos trucos.

-¿El mensaje a los padres?

-Se dirimen en cuanto al uso de los teléfonos móviles que ya tienen internet. En primer lugar, los accesos domésticos a internet deben estar en zonas de uso común. No es aconsejable que los niños utilicen internet en sus dormitorios. Además el tiempo de uso debe de ser muy tasado y no se puede ceder. Los niños son chantajistas emocionales y si los padres dicen una hora de uso, debe de ser una hora. No hay que regalar un teléfono como un objeto sino como una responsabilidad. Los padres tiene que ser conscientes de si sus hijos tienen la madurez para asumir esa responsabilidad. Todos los que fueron parte de un grupo de whatsapp en la que se comparte una foto de un menor desnudo, quien la guarda, puede estar cometiendo un delito de pornografía infantil sin saberlo.

-¿Hay que entender el acceso a Internet como un premio en la educación del menor?

-No. Ni el teléfono ni las nuevas tecnologías.Internet forma parte de nuestra vida cotidiana y si los padres lo dan como premio o recompensa le dan un valor excesivo y se convierte en un arma de doble filo. Poniéndolo en el punto común de la vivienda, ese control se logra de forma inconsciente. Los niños saben que están siendo controlados y no se necesitan los controles parentales. Si el niño sabe que hay un control va a hacer lo posible para acceder y si no es en su vivienda, es en otra, en la de un amigo. Es conveniente que los padres dispongan de todas las contraseñas de los niños, no para inmiscuirse en su intimidad, sino para acceder a esos perfiles y mirar todo aquello que resalta y no va acorde con la vida cotidiana del menor. Que haya conciencia de permanente vigilancia. Los teléfonos han de ser siempre de tarjeta SIM, que se sujeten a un gasto mensual y sólo deben utilizarlo ciertos días a la semana, con un horario muy controlado y los fines de semana, siempre y cuando durante la semana hayan hecho lo que tenían que hacer. La regla de oro es que los menores no se deben llevar los teléfonos a sus dormitorios y por la noche se los deben entregar a sus padres.

-¿Se han detectado casos de acoso a través de las nuevas tecnologías en O Morrazo?

-Hemos tenido dos, hace unos años, de sexting, en Aldán, con difusión de material con contenido sexual de una adolescente; y de happy-slapping en el aparcamiento de Rodeira, agrediendo a un niño otros compañeros, pero se resolvió bien y rápido.

-En cuanto a las drogas, ayer se publicó un informe sobre el consumo de cannabis entre menores de 12 a 14 años. ¿Notan incremento?

-En la comarca no apreciamos algo relevante. En menores que se detectan consumos, intentamos erradicar cuanto antes los puntos de venta. Suelen ser jóvenes que tienen afinidad con estos más jovenes todavía. Estos" camellos en prácticas" intentan crear un mercado en otras drogas de mayor gravedad, tipo cocaína. Empiezan con la marihuana, después hachís y abren el mercado a la cocaína, que generan unos ingresos mayores.

-¿Hay mucha demanda de charlas en los colegios sobre droga y alcohol?

-Éste ha sido el curso que más y creo que ha influído la niña de 13 años que falleció por coma etílico en Madrid. En cuanto al consumo de drogas no veo que halla repunte aquí. Estamos muy encima de los puntos de venta.

-Con respecto a la violencia de género ¿cómo es la situación en la comarca?

-Tenemos unas 30 víctimas en activo y menos de la mitad con orden de protección. En cuanto al rango de edad, sí es cierto que cada vez son más jóvenes y empieza a tener que ver los hechos delictivos relacionados con las nuevas tecnologías, como es el el stalking, con llamadas reiteradas, a través del whatsapp, de relaciones que se dejaron y una parte no la acepta...Sí se aprecia un repunte de la violencia de género en las nuevas tecnologías y a una edad inferior.

-A pesa de tanta campaña, las muertes por violencia de género sedisparan.

-Aquí no lo podemos constatar en cuanto a la realidad que aquí vivimos, pero en todo lo que nos rodea sí se ve. A veces la crisis influye en episodios de violencia de género.

-¿Es esta zona conflictiva en cuanto a bandas?

-Si estamos hablando de casos como el que surgió en Lugo, no. Sí es cierto que hay movimientos políticos radicales que tienden a adoptar conductas que públicamente son reprochables, pero nada que ver con la delincuencia común. No dejan de ser ciertos conatos, como se ha tenido constancia con un representante público de la comarca en las redes sociales. Eso se puede ver a pie de calle, pero no deja de ser anecdótico.

Compartir el artículo

stats