Tras mantener contactos con tres empresas especializadas en realizar auditorías de plantillas municipales, el alcalde de Cangas, Xosé Manuel Pazos, decidió esta semana sacar a concurso público el trabajo, en vez de hacerlo por adjudicación directa como se preveía en un principio, cuando también se otorgaba prioridad a las universidades en estos asuntos.

El regidor ya dio orden a los servicios municipales de comenzar a redactar los pliegos de condiciones. Xosé Manuel Pazos mantuvo la última ronda de entrevistas con empresas especializadas el lunes. El alcalde insiste en que la situación actual de la plantilla es caótica, que es urgente elaborar y reordenar la plantilla con los deberes y obligaciones de cada uno y regularizar también el tema económico. Pero Xosé Manuel Pazos ya dejó claro que hasta el año 2018 no entrará en vigor la reforma que exige el Tribunal de Cuentas de Galicia, porque los trabajos de la auditoría tardarán aproximadamente un año.

Fiscalía

La auditoría de la plantilla no solo es una necesidad perentoria en el Concello de Cangas, sino que también se antoja después de la investigación realizada por la Fiscalía del Tribuna del Cuentas de Galicia de los ejercicios 2011 y 2012, en la que se detectaron irregularidades en las gratificaciones y productividad de la plantilla. Estas anomalías se seguirán produciendo a lo largo de 2017. El Tribunal de Cuentas señala que el complemento de productividad debe estar destinado a retribuir el especial rendimiento, la actividad extraordinaria y el interés e iniciativa del funcionario con el que desempeña su trabajo, no estar incluidas de por sí en el salario. Lo mismo señala respecto a las gratificaciones. Dice que en ningún caso podrán ser fijas en cuantía ni periódicas en el devengo, sino que tendrán que responder a servicios extraordinarios realizados fuera de la jornada normal de trabajo. Hay que destacar que esta situación anómala también fue detectada en otros 22 municipios de Galicia.

Xosé Manuel Pazos prefiere esperar a cambiar de sistema de retribución de las gratificaciones y los complementos de productividad después de que se concluya la auditoría. El alcalde afirma que la auditoría también la reclaman los trabajadores municipales.

Habrá que esperar a saber qué opine la Fiscalía del Tribunal de Cuentas de Galicia de que la situación denunciada por ella no se repare en 2017.

Por otra parte, la oferta de empleo público de 2017 incluye este año la contratación de dos suboficiales de Policía Local, dos cabos, concretamente.