Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medidas para proteger los bienes con valor etnológico del litoral moañés

Patrimonio inicia la catalogación de los astilleros de ribera de Moaña y ordena su protección preventiva

La Xunta accede a la solicitud de Sueste en mayo de 2016 al considerar acreditada la importancia histórica de las carpinterías -Exige conservar su actividad o sus aspectos más visibles para su puesta en valor y conocimiento

La fachada litoral de los astilleros tradicionales de Moaña. // Gonzalo Núñez

La Dirección Xeral de Patrimonio Cultural de la Xunta de Galicia ha dado un fuerte respaldo a las aspiraciones de la Asociación Recreativa e Cultural Sueste para lograr una catalogación y protección efectiva de los astilleros tradicionales de Casqueiro y Calragho, ubicados en el frente litoral del casco urbano moañés, en la calle Concepción Arenal. Sueste emplea estas carpinterías de ribera para su actividad de restauración de embarcaciones tradicionales y el futuro de las mismas estaba en entredicho. Por una parte, por levantarse sobre una concesión de Costas del Estado y, por otra, debido a la construcción del paseo marítimo de Seara, ahora con dos tramos en suspenso. Parte del colectivo que protestó diariamente durante la pasada primavera -exigiendo que se construyese este paso de forma íntegra por el borde litoral- reclamaba el derribo de estos astilleros.

Ahora, la directora xeral de Patrimonio Cultural, Mª Carmen Martínez Ínsua, ordena iniciar el procedimiento para incluir en el Catálogo de Patrimonio de Galicia estos bienes inmuebles, en la categoría de "lugar de valor etnolóxico". Además, la Xunta insta la anotación preventiva del conjunto de astilleros en dicho Catálogo de forma provisional, para aplicar el régimen de protección correspondiente de forma inmediata y mientras se tramita todo el expediente, que deberá resolverse en el plazo máximo de 18 meses.

La resolución fue publicada ayer en el DOG y se abre un periodo de información pública por un plazo de un mes. El expediente se puede examinar en la propia sede de la Subdirección Xeral de Patrimonio en Santiago o en el servicio provincial de este Organismo en Pontevedra. El colectivo Sueste pidió esta consideración para los astilleros el 3 de mayo de 2016, aportando un informe sobre sus valores culturales. La Xunta considera "acreditado" el valor etnológico e histórico de estas estructuras.

En su resolución la directora xeral adjunta una descripción de ambos elementos. Sobre el astillero de Casqueiro explica que su tradición constructiva de carpintería de ribeira se remonta a finales del siglo XIX, localizado entonces en una nave de madera en el lugar de As Pellas, próximo a A Xunqueira. Tras sufrir un gran incendio cambia su localización y en 1941, tras obtener la concesión de Costas, se construye el actual astillero por el carpintero José Riobó. El oficio se transmitió a su hijo y se desempeñó hasta su jubilación en 1990. "Na actualidade a nave consérvase perfectamente e aínda conta coas anguías de madeira", se dice.

Patrimonio define el exterior como una cubierta acabada con teja cerámica y una fachada en granito, así como una instalación "no alpendre de cerramentos de madeira mediante táboas dispostas verticalmente sobre cangos de madeira como estrutura de soporte, en moitos casos con pezas sobrantes das embarcacións". El interior es descrito como "diáfano; trátase dun único espazo de forma rectangular que facilita o proceso de construción das embarcacións. Sendo de maior dimensión a edificación de Casqueiro que a de Calragho".

Se diferencian varias partes integrantes como la zona destinada al secado de la madera, el aserradero, el área de taller, un muro litoral de granito sobre el que se erigen ambas edificaciones, una plataforma de trabajo y el varadero.

El astillero de Calragho, por su parte, fue creado también en 1941 por Víctor Santomé y linda con el anterior. Contaba con dos naves de idénticas dimensiones, una para el corte de madera y otra para la construcción de embarcaciones. La última se amplió, pasando de cuatro a seis pórticos de madera y el aserradero se convirtió en vivienda. El astillero de Calragho es actualmente la sede de la Asociación Sueste.

En el exterior la cubierta acaba también con teja cerámica plana y la fachada se realizó en ladrillo macizo revestido y pintado de blanco. La organización espacial responde a idénticas características que el de Casqueiro, aunque al desaparecer el aserradero las máquinas de corte de madera se instalaron en el mismo espacio de la estructura. Cuenta también con zonas de secado de madera, muro litoral, plataforma de trabajo, una grada inclinada y pavimentada mediante un enlosado de granito y un varadero.

Objetivo

Con el objetivo principal de permitir la conservación de la actividad de carpintería de ribeira o de difundir y poner en valor esta actividad tradicional, la Xunta decreta un nivel de protección ambiental. Esto supone la conservación de los aspectos "máis visibles e evidentes dos bens" que, a pesar de no presentar un interés individual destacable, "conforman o ambiente dun lugar de forma homoxénea e harmoniosa".

A partir de ahora, cualquier intervención a realizar en las edificaciones debe ser autorizada por Patrimonio y no poner en peligro los elementos a proteger.

Compartir el artículo

stats