Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El percebe de la Costa da Vela supera la barrera de los 200 euros antes de Fin de Año, el precio más alto pagado en la lonja de Cangas

La empresa Makro pagó ayer una caja a 218 euros el kilo

Nando Mariño revisa el percebe recogido ayer. // Gonzalo Núñez

Hay un dicho que recuerda que "el que guarda siempre tiene". La agrupación de percebeiros de la Cofradía de Cangas se preocupa de guardar y cuidar con mimo su principal sustento y la recompensa llega en días como estos, en los que el precio del marisco se dispara. Ayer el percebe de la Costa da Vela superó la barrera psicológica de 200 euros el kilo. Fue solo una caja de seis kilos, pero suficiente para franquear un umbral difícil de superar. Tan difícil de rebasar que por la tarde los responsables del pósito confirmaban que es el precio más alto jamás pagado en la lonja canguesa por el percebe. En concreto esa caja tan especial se cotizó a 218 euros el kilo. "Estamos hablando de un producto de calidad suprema",subrayan desde la cofradía.

Desde la semana pasada los percebeiros han intentado trabajar en un lugar conocido como As Osas, situado en las inmediaciones de Punta Couso. Un conjunto de pinelas o rocas al que se acude en muy pocas ocasiones y solo si el mar y la meteorología lo permiten. En la misma línea, y con apenas media milla de distancia, están también A Javoteira y Figueiras, dos zonas con percebe selecto que se reserva para estas fechas. La calidad del producto se ha visto reflejada en los precios pagados en lonja. "No nos podemos quejar, estos días pudimos trabajar y los precios fueron buenos", comentaban ayer durante la subasta los profesionales del sector.

La semana pasada el percebe rozó los 190 euros, un techo que se superó estos últimos dos días. "El miércoles se vendieron dos cajas a 198 euros euros y otra a 195", cuenta el presidente de la agrupación de percebeiros, Nando Mariño. Ayer fue él mismo el primero en parar la subasta por encargo de la empresa Makro-Cash & Carry [filial del Grupo Metro, el tercero a nivel mundial en el sector de la distribución], que es un buen cliente de la cofradía y que pagó esa caja a 218 euros el kilo. Este producto se irá directamente a Madrid, donde está la sede central en España, y luego a alguna de las celebraciones de fin de año, pues Makro es un mayorista especializado en la venta al sector de la hostelería. "Makro pagó ese precio por un percebe de calidad suprema. Según los registros que tenemos en la lonja es el precio más alto pagado en Cangas", afirmaba el gerente de la cofradía, David Fernández.

Las siguientes paradas en la subasta de ayer fueron a 154,50 euros, 105,50, 101,50 euros y 89,50 euros. El resto de lotes se vendieron por debajo de los 75 euros, un precio más que respetable.

Acuerdo de colaboración

Makro y la Cofradía de Cangas tienen un acuerdo de colaboración que hasta el momento está reportando muy buenos resultados para el sector y ha empezado a adquirir más productos aparte de percebe y navaja, caso de pescados como el sargo y la lubina. "Apuestan por la calidad en origen y que una empresa como Makro se fije en nosotros quiere decir que las cosas se están haciendo bien", argumentan desde la cofradía. Este año la multinacional distinguió al pósito cangués dentro de la primera edición de los Premios GastroActitud debido a sus productos y cuidado de la ría que les sirve de sustento.

Buenos clientes

El caso de Makro no es el único en cuanto a esa buena relación con los compradores. "Afortunadamente no nos podemos quejar, porque tenemos un muy buen grupo de clientes del entorno que confían en nosotros y nos ayudan a que esto vaya hacia adelante. El miércoles se paró la subasta a 198 euros [Mariscos Gontelo], luego a 195,5 [Mariscos Calimar] y hace unos días fue O Percebeiro quien pagó casi 190 euros por el percebe", destacan a modo de ejemplo desde la cofradía canguesa.

Compartir el artículo

stats