Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Museo Massó acogerá un hallazgo de restos de naufragios aparecidos en Ribadeo

- Se trata de vasijas, cerámicas y hasta una bola de cañón de entre los siglos XVI y XIX - La Xunta ofrece el depósito para la colección que prepara el museo sobre la vida a bordo

El Museo Massó acogerá una serie de restos hallados a finales del mes de enero en la ría de Ribadeo y que todo indica que proceden de naufragios ocurridos entre los siglos XVI y XIX. La Xunta de Galicia tiene fijado el Museo do Mar de Galicia, en Vigo, como centro de referencia para albergar y custodiar el patrimonio arqueológico subacuático, aunque en esta ocasión se dirigió al museo buenense para valorar si estaba interesado en los mismos. "Estamos intentando organizar una unidad expositiva acerca de la vida a bordo de los barcos, algo a lo que hasta ahora no se ha prestado especial atención, y ese material podría ser de interés", explica la directora del Museo Massó, Covadonga López de Prado.

Los restos hallados incluyen vasijas, restos de cerámica, una posble bala de cañón y hasta tres anclas. El primer aviso lo dieron a finales del mes de diciembre un grupo de buceadores de Ribadeo, que hallaron en una inmersión fragmentos de madera y de cerámica bajo el puente de Os Santos, que une Galicia y Asturias. El 31 de enero se realizó una nueva inmersión, esta vez dirigida por el arqueólogo submarino Miguel San Claudio, que es uno de los mayores expertos en patrimonio subacuático de Galicia, junto a personal de la Dirección Xeral de Patrimonio. Al principio se especulaba con la posibilidad de formasen parte de un barco de grandes dimensiones. De hecho, el propio San Claudio descubrió en 2011 en esta misma ría un buque del siglo XVI de grandes dimensiones y bien conservado que se conoce como el "galéon de Ribadeo". No obstante, esa tesis parece descartada debido a que los restos hallados se fechan en cronologías muy diversas. Hay que tener en cuenta que la zona es un fondeadero y a lo largo de la historia han pasado miles de embarcaciones por la zona.

Ahora hay que ver si ese patrimonio subacuático resulta realmente de interés. Los restos están aún en proceso de "desalado" y a continuación se remitirán al Museo Massó, que intentará determinar su procedencia, cronología y posibles usos. "Si se concluye que formaban parte de la vida de a bordo podrían formar parte de un discurso expositivo sobre esa materia. Es un tema sobre el que hasta ahora no había mucho interés y es difícil que se conserven materiales", concluye la directora del museo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats