Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta inicia 3 kilómetros de la autovía de O Morrazo cuando Costa da Morte está al 64%

Los técnicos instalaron ayer los carteles que anuncian la obra en el corredor -La misma empresa Copasa ejecutará el desdoblamiento por el que se espera desde 2008

Técnicos instalando el anuncio de la obra del desdoblamiento en San Lorenzo, en Domaio. // S.A.

Un total de 266 operarios y 127 máquinas. Así es como se está trabajando a diario en la construcción de la autovía de la Costa da Morte, que unirá las localidades de Carballo y Berdoias (Vimianzo), en A Coruña, según anunció la conselleira de Infraestructuras, Ethel Vázquez, este sábado pasado en una visita a las obras de las que aseguró que ya alcanzaban el 64% de la ejecución total, incluso el 85% en cuanto a las infraestructuras. Mientras tanto, en el Corredor do Morrazo, con el doble de tráfico y que espera desde 2008 por la conversión en autovía, con cuatro carriles para dotarla de mayor seguridad, únicamente empezaron a instalarse ayer los carteles que anuncian la obra, y además sólo para el primer subtramo de tres kilómetros, que es el único que se ha adjudicado de los tres en los que se han dividido los 11 kilómetros de carretera a desdoblar, entre Moaña y Cangas. Lo que tienen en común ambas autovías es la misma empresa adjudicataria, Copasa.El proyecto de O Morrazo, aunque ahora ya es de ejecución, vuelve a aflorar también en precampaña de unas elecciones generales.

Hay que recordar que hace cuatro años,y pocos días después de las elecciones generales del 20-N, la Xunta confirmaba los rumores que ya circulaban con antelación al desenlace electoral, de que el concurso para adjudicar la construcción de la autovía de O Morrazo, más conocido como desdoblamiento del corredor CG-4.1,mediante el sistema de concesión de obra pública a una empresa privada, quedaba desierto. El argumento era que la única oferta que se había presentado no reunía las condiciones técnicas de la licitación al variar la ejecución del desdoblamiento en algunos tramos por el margen sur, cuando el proyecto básico contemplaba la ampliación por la zona norte, pegada al monte. Lo que subyacía era el problema de un concurso millonario en medio de una profunda crisis económica,en el que la adjudicataria recibiría un canon anual por parte de la Xunta durante 25 años a cambio de la construcción de la autovía, en toda su longitud; y del mantenimiento de la red de carreteras autonómicas en la comarca.

Han pasado cuatro años desde entonces. El conselleiro en aquella época Agustín Hernández, insistía en que se mantenía el compromiso de desdoblamiento y que esta obra era una prioridad para la Xunta. Pero la manera en que se ha afrontado ese compromiso y en comparación con la autovía de la Costa da Morte, que no absorbe ni la mitad del tráfico que O Morrazo, dista mucho de haber sido una prioridad. A las manifestaciones hay que remitirse cuando el sábado, la conselleira actual Ethel Vázquez, garantizaba que la autovía de la Costa da Morte entraría en servicio este próximo verano. La de O Morrazo tendrá que esperar a finales de 2017. Sólo el plazo de ejecución de los tres primeros kilómetros de autovía tienen un plazo hasta octubre de 2017, tal y como figura en los carteles que ayer se colocaron en el inicio de la carretera, en la rotonda de Domaio; y en el enlace de San Lorenzo. La conselleira reiteró en su visita a las obras de la autovía de la Costa da Morte que el "Goberno galego sempre foi conscente da necesidade de dotar aos veciños dunha vía de comunicación acorde a súa realidade, polo que se traballou arreo, sen que os atrancos e as pedras no camiño fosen impedimento para facer realidade esta infraestructura". Añadió que "o compromiso cos veciños quedou patente, además, ao priorizar e axilizar o pagamento das expropiacións, xa que hoxe a totalidade das fincas están pagadas ou consignados e a disposición dos propietarios os fondos no momento en que o requiran".

Compartir el artículo

stats