Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cofradías y Xunta acuerdan una veda de mes y medio para el pulpo, que comenzará el 16 de mayo

Esta propuesta incrementa en quince días el paro con respecto a la anterior campaña - El regreso al mar será el miércoles 1 de julio

Una reciente subasta del pulpo en la lonja de Bueu. // Gonzalo Núñez

Una reciente subasta del pulpo en la lonja de Bueu. // Gonzalo Núñez

La veda del pulpo durará este año un mes y medio, que comprenderá del 16 de mayo al 30 de junio, ambos días incluidos. Así lo acordó ayer la comisión de seguimiento del cefalópodo, que se reunió en Santiago y en la que están representadas las tres federaciones provinciales y la Consellería do Medio Rural e Mar. El departamento autonómico deberá plasmar ahora lo acordado ayer en un borrador que será remitido a los pósitos para que le den el visto bueno definitivo antes de la publicación oficial.

La postura fijada ayer se puede entender casi como un acuerdo salomónico puesto que es una propuesta intermedia entre lo que defendían las federaciones autonómicas. Desde Pontevedra se había aprobado una propuesta de que la veda fuese de dos meses, en A Coruña el sentimiento mayoritario era de parar solamente un mes, mientras que en Lugo se proponían 40 días de inactividad. Al final se optó por una solución intermedia, que es un paro de mes y medio. El último día de actividad será el viernes 15 de mayo y una vez que los barcos regresen a puerto comenzará la veda. El retorno a la actividad será el miércoles 1 de julio y como ya es habitual será el inicio de la campaña para la nasa del pulpo y para la de la nécora.

Esta veda es ligeramente superior a la del año pasado, que fue de solamente un mes (del 1 al 30 de junio). El presidente de la Federación Provincial de Confrarías de Pontevedra, José Antonio Gómez, explica que ésta ha sido una campaña de picos. "A tempada comezou ben e logo houbo un baixón. A principios de ano recuperouse con boas capturas, pero nestes momentos vólvese a notar un descenso e falta de rendabilidade", explica Gómez.

El resto del plan del pulpo, en cuanto al regimen de calado de las nasas y los topes de capturas, se mantienen sin cambios a pesar de que hubo algunas voces que pedían revisar algunos aspectos. Esta opción se descartó durante la reunión de ayer porque cuando se aprobó el nuevo plan de explotación del pulpo se apostó por una vigencia de tres años para poder evaluar sus resultados en un periodo de tiempo más amplio.

La única novedad es que se concederá a los armadores un periodo de dos días para que puedan preparar los barcos para la campaña, esto es, que desde el lunes 29 de junio se puedan colocar las nasas en los barcos. "Subilas a bordo, non largalas ao mar", recalca José Antonio Gómez.

Sin remunerar

Este periodo de inactividad tendrá la consideración de veda, no de paro biológico, y no estará remunerado. Esto implica que los armadores deberán aguantar ese mes y medio amarrados a puerto o bien cambiar temporalmente el permex o permiso de explotación de recursos.

Compartir el artículo

stats