Valeriano Martínez García es oficialmente desde ayer el nuevo conselleiro de Facenda de la Xunta de Galicia. "Tito", tal como lo conocen sus allegados, tomó posesión de su cargo en un acto celebrado en el Pazo de Raxoi y en el que recibió algunos encedidos elogios por parte de Alberto Núñez Feijóo que denotan la confianza ciega que el presidente de la Xunta tiene en el cangués y vecino de Bueu. "Es quien me lee la letra pequeña", afirmó Feijóo durante su discurso. No es para menos: en los últimos seis años ha sido su sombra y mano derecha desde la Secretaría Xeral de Presidencia. Ambos se conocen desde hace más de 30 años, cuando coincidieron en las oposiciones al grupo A de la Xunta, pero el presidente tuvo que insistir mucho antes de que Valeriano Martínez García aceptase dejar el segundo plano y pasar a ser objetivo de las cámaras. Rectitud y discreción, son las dos cualidades que más destacan de él los que le conocen.

El nuevo titular de Facenda toma el relevo de Elena Muñoz, que deja su puesto en el gabinete autonómico para optar a la Alcaldía de Vigo. Martínez aseguró en su intervención que asumía su nueva responsabilidad "coa honestidade, cun criterio de profesionalidade sempre servindo ao interese xeral e coa transparencia que a sociedade demanda de nós". El cangués recibió algunas alabanzas más de Núñez Feijóo, que destacó su humanidad y honestidad. "Onde algúns ven unicamente porcentaxes e cifras, el verá un único obxectivo: seguir facendo de Galicia un lugar mellor para os galegos", alabó el presidente de la Xunta de Galicia.

Entre los conocidos y amigos del nuevo titular de Facenda que acudieron a acompañarle en su toma de posesión estaba el alcalde Cangas, José Enrique Sotelo.Ambos son naturales de Aldán y se conocen desde niños. Valeriano Martínez tuvo un gesto de agradecimiento al regidor durante su discurso y poco después era Sotelo el que mostraba su orgullo por su nombramiento. "Para nós é unha honra ter un conselleiro de Cangas e estou seguro de que o vai facer ben. Desexámoslle éxito e estamos seguros de que non esquecerá que é de Cangas", manifestó el regidor.

Martínez reside en Bueu, de donde es natural su mujer, y las personas que le conocen aseguran que durante todos estos años se ha mostrado como una persona discreta, a la que "nunca se le subieron a la cabeza los cargos que ocupó". Por eso entre los que le conocen aseguran que tuvo que darle muchas vueltas antes de aceptar la petición de Feijóo. Durante la semana es difícil verle, sobre todo porque se marcha a primera hora de la mañana a Santiago y no regresa hasta última hora de la tarde.

Los que le conocen destacan su capacidad y las numerosas responsabilidades que ha ocupado, haciendo mención a un detalle. "Fue durante seis años director de recursos humanos del Sergas [1996-2002], un puesto en el que no se suele estar más de un año debido a la presión", apuntan. Un hombre capaz y que cuando habla "lo hace con conocimiento de causa, con argumentos".

Pero al final ya no pudo seguir diciendo que no al presidente y aceptó su nueva misión.