Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

BNG y PSOE aprueban que Moaña pida cambios en el paseo de Seara para conservar los astilleros

Apoyaron la moción de A Chamusca pidiendo una pasarela pilotada sobre el mar »El PP votó en contra de esa modificación

Los ediles de la oposición, votando en sintonía. // Gonzalo Núñez

La corporación de Moaña vivió ayer un pleno tranquilo, sin apenas presencia de público, con el que despidió políticamente el año. El único asunto que suscitó cierto debate fue la moción de la federación vecinal A Chamusca sobre el paseo de Seara, que está en proceso de licitación. Con los votos a favor de los ediles de la oposición -BNG y PSOE- se aprobó un acuerdo que reclama que el proyecto que se pretende ejecutar se modifique en dos puntos concretos, incluyendo una pasarela de madera pilotada sobre el mar por delante de las carpinterías de ribeira, de forma que se eviten los daños a sus estructuras y se puedan restaurar y musealizar. También pide que se reforme el aparcamiento anexo a la Casa do Mar.

Asimismo, el acuerdo aprobado, pese a los votos en contra del equipo de gobierno, (PP), pide que el Concello tramite, a través del Ministerio de Medio Ambiente, la reversión a dominio público de todas las concesiones situadas en el tramo afectado por el proyecto de paseo, que enlazará la Casa do Mar con el edificio Salitre.

Desde la oposición aseguran querer que se construya el paseo, pero argumentaron su voto a favor de la moción al considerar que la tramitación del proyecto se llevó con "falta de transparencia". El nacionalista Odilo Barreiro lamentó que "en ningún momento se informase á oposición, e non se tratase de negociar nin chegar a un acordo cos veciños e asociacións afectadas", en referencia al colectivo Sueste, que emplea los astilleros tradicionales de Carlagho y Casqueiro.

En un sentido similar se pronunció la portavoz del PSOE Marta Freire, quien lamentó que su grupo se enterase por la prensa "de que o proxecto estaba en licitación, e iso que o preguntamos en comisión en moitas ocasións". Aseguró que apoyarán una alternativa que permita salvar los astilleros "para poñelos en valor e restauralos".

Barreiro recordó que el pleno ya se había posicionado, con los votos de la oposición, contra el proyecto actual, y lamentó que "o alcalde se empeñara en continuar" con él. Asimismo, alertó de que el Concello remitió el proyecto a la Xunta "sen poder acreditar a disponibilidade dos terreos, porque catro propiedades están sen expropiar", y señaló las consecuencias legales que podría tener empezar las obras en esas condiciones.

Un vecino que asistía a la sesión, José Carlos Currás, tomó la palabra para defender que el proyecto se ejecute lo antes posible al ser "de interese público", y entendió que la postura de la oposición obedecía a un interés electoral.

Este posicionamiento del pleno llega unos días después de que Infraestructuras le asegurase a Sueste que estudiaría soluciones técnicas para que el paseo no afecte a las dos estructuras de madera.

Segundo plano

Uno de los aspectos más llamativos de la sesión plenaria fue la baja participación del portavoz del BNG, Xosé Manuel Millán. Fue el primer pleno desde que anunció que no volvería a ser el candidato a la Alcaldía por su formación, tras 16 años al frente y ocho de ellos como alcalde, y ayer se mantuvo en un segundo plano.

Fue el propio Odilo Barreiro el que condujo la mayor parte de las intervenciones del grupo nacionalista en una sesión que se desarrolló con mucha más rapidez de lo habitual.

Compartir el artículo

stats