Unas obras acometidas recientemente en la carretera provincial de Ameixoada están provocando quejas de los vecinos al entender que se generó un problema en la seguridad vial. Y es que se modificó el peralte en una curva y los conductores que transitan por ella tienen dificultades para controlar correctamente la parte trasera de los vehículos.

La edil del BNG, Araceli Gestido, apunta a que el estado de ese tramo puede causar males mayores y solicita la "restauración da vía de modo inmediato". Asegura que en las últimas jornadas de lluvia el peligro se multiplicó.

Al parecer el problema surgió tras una obra de la carretera hacia la parroquia canguesa de Coiro en la que se abrió una zanja para realizar una canalización. La reposición de la obra no habría sido la correcta por lo que el firme presenta irregularidades, justo ante un paso de peatones.