"O Concello de Bueu non ten ningunha obriga ou débeda pendente con Cangas nin con Moaña". Así de contundente se mostró ayer el regidor buenense, Félix Juncal, a raíz del malestar expresado por fuentes del ayuntamiento cangués sobre el error en las retenciones en el plan de pago de pagos para saldar la deuda con Isolux. El mandatario buenense instó a los ayuntamientos vecinos a que "se se senten agraviados" presentenlas pertinentes reclamaciones ante el Instituto de Crédito Oficial (ICO) y el Ministerio de Hacienda. "Non estou molesto nin quero iniciar unha guerra con ninguén, pero si que quero puntualizar algúns feitos", afirma.

La polémica viene dada por la retención de cerca de 70.000 euros de más a los ayuntamientos de Cangas y Moaña para saldar la deuda con la empresa que durante años se encargó del servicio de la basura, un dinero que consecuentemente fue detraído de menos al ayuntamiento de Bueu. Desde el gobierno local buenense no ponen en duda que se produjese ese error y ratifican su voluntad de regularización después de las "verificacións pertinentes". Eso no significa que se vaya a abonar cuantía alguna desde las arcas municipales de Bueu a las de Cangas o Moaña. "Ese erro non é imputable ao Concello de Bueu, senón a quen practicou as retencións, que foron o ICO e o Ministerio de Hacienda", recalca Félix Juncal. Por eso insta a los otros dos integrantes de la Mancomunidade do Morrazo a reclamar ante el Estado. "Se eu fose alcalde de Cangas ou Moaña sabería que é o que teño que facer, que é actuar diante do organismo que cometeu a equivocación para que regularice a situación", subraya Félix Juncal.

Al mismo tiempo, el regidor mostró su más "absoluto apoio" a los técnicos municipales que representaron al Concello en las reuniones celebradas hasta ahora para intentar buscar una solución a este problema. "Ao mellor nen sequera era o seu papel, pero o noso plantexamento está respaldado pola máis absoluta legalidade", insiste el alcalde de Bueu.

Por otro lado, el ayuntamiento buenense sigue sin adoptar una postura con respecto al convenio con Sogama para el tratamiento de los residuos. El informe encargado a los servicios técnicos está en su fase final de redacción, aunque será complicado que se pueda presentar al próximo pleno ordinario, que se celebra el lunes. Juncal confía que durante la próxima semana el asunto quede "pechado" y ofrecer una respuesta definitiva que se demora desde hace meses.