El coro San José volvió a recorrer las calles y plazas de Cangas para cantarle a las Pepitas. Formado por integrantes de distintas agrupaciones vocales y musicales, el coro San José rindió ayer homenaje a las mujeres que el 19 de marzo están de onomástica en una noche con temperatura agradable y luna llena. Las mujeres del coro con pañuelos en la garganta y los hombres cubiertos con sombreros o kepis iniciaron esta peregrinación nocturna a la hora y en el lugar de costumbre: las 00.00 horas y en la Plaza do Arco. Es el punto de encuentro de la formación vocal y también de los cada vez más curiosos que siguen al coro en esta particular ruta llena de encanto y tradición. Se olvidan las disputas y se canta al amor. Ayer se hizo a ritmo de cha-cha-cha. Fue con la canción Capullito de Alhelí con la que se rompió el hielo, para continuar con un huapango mejicano (El Sueño), continuar con un bolero y finalizar con un swing. El director del coro San José, Tucho Perete, destacaba ayer la variedad del repertorio, escogido para entretener lo que será una larga noche de escarceo con las Pepitas, que en calles como San José o Real salen al balcón a recibir la cálida serenata. La taberna de "El Jefe" y en el restaurante "Macillos" son avituallamientos especiales . A medida que se avanza en la ruta y en la noche la parranda sube de tono se suman a la comitiva más gente que llega dispuesta a escuchar con respeto a la agrupación mientras