En su recurso contra el Concello de Cangas por desestimación presunta, por silencio de su reclamación de 681.813 euros, Acciona Agua alegó que desde el año 2008 ha sufrido fuertes pérdidas en su cuenta de resultados debido al incumplimiento municipal de las cláusulas del pliego sobre incremento de tarifas comprometido en su día con motivo de la suscripción del contrato y por una serie de condicionantes que le han obligado a incrementar de forma significativa los gastos de explotación.

Entre los antecedentes que sustentarían su demanda, presentó una sentencia dictada el 8 de julio de 2010 por el mismo Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 3 de Pontevedra, confirmada luego por el Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), en la que se reconoció el derecho de la concesionaria al desequilibro económico por idénticos motivos: incremento del caudal de agua, volumen de fangos y gastos de energía eléctrica. Por entonces se condenó al Concello de Cangas a pagar a Acciona Agua 578.846 euros como indemnización por gastos extraordinarios en el período 1999-2007, al estimar parcialmente la demanda. La parte actora reclamaba 1.417.287 euros.

Sin embargo, la reclamación por los años 2008-2011 no le ha dado los mismo resultados. "La indemnización por desequilibrio económico trae su base en circunstancias excepcionales que si bien fueron consideradas en resoluciones anteriores (...) para el periodo 1999 a 2007, para el nuevo periodo reclamado 2008-2011 debería acreditarse que realmente concurren dichas circunstancias", sentencia.