El encargado de cerrar el debate sobre el Plan Xeral fue el alcalde, Félix Juncal, que en su intervención quiso realizar un reconocimiento expreso al trabajo realizado por todas las corporaciones anteriores y desde la aprobación de las Normas Subsidiarias de 1986. "Hoxe é un día positivo é importante. Comeza a conta atrás e cambiamos de dimensión", aseguró ayer durante su alocución. El regidor hizo referencia a las posiciones manifestadas previamente por el resto de grupos políticos y afirmó de manera tajante que la propuesta de PXOM aprobada ayer inicialmente "é a mellor posible con este marco normativo". En su opinión el plan "define un modelo de vila e de vida" para el municipio y que sigue la estela de las Normas Subsidiarias, que fueron elaboradas por el mismo equipo redactor (Oficina de Planeamento).

El regidor reconoció que toda la legislación de los últimos años condiciona de manera inevitable el contenido del plan, hasta tal punto que "nestes momentos a parte fundamental é a ambiental e non a urbanística". No obstante, destacó el "alto compromiso" de la Secretaría Xeral de Urbanismo y de su responsable, Encarnación Rivas, que según él se mostró "receptiva para que Bueu poida ter un PXOM o máis rápido posible".

Líneas maestras

Juncal esbozó las que considera que deben ser las principales líneas de ese planeamiento: la idea de un "urbanismo harmónico", defensa de los recursos naturales, consolidación y ampliación del suelo industrial y apuesta por valorizar y potenciar el patrimonio arquitectónico, tanto el urbano como el rural.