Las obras de la rotonda del Puerto, que alteraron en las últimas semanas la vida normal en el centro de Cangas, se encuentran cerca de su final. Ayer la carretera amaneció con la correspondiente señalización horizontal, con el pintado del asfalto y, lo que más reclamaban los vecinos, con la señalización de los nuevos pasos de peatones situados a ambos lados de la nueva rotonda. En los últimos días era mucha la gente que cruzaba sin ningún tipo de seguridad. No en vano, el lunes un varón resultó herido al caerse mientras cruzaba al lado de la nueva rotonda.

De momento todavía no se ha decidido cómo se decorará la nueva estructura construida en el centro de la villa.

Asimismo, y una vez concluidos los trabajos, se realizarán varias modificaciones en los contenedores de basura del centro.

Atendiendo a las demandas de los hosteleros, los de la avenida de Bueu se desplazarán hacia la zona de la estación de autobuses, y habrá un menor número, pues dos de ellos se reubicarán.

También serán cambiados de lugar los contenedores situados en frente de la Praza do Arco, que pasarán a ubicarse al lado del aparcamiento de la Alameda Vella. Así como los que están al comienzo del paseo de Eugenio Sequeiros.