Bueu tiene fama de lugar en el que se hace buen pan. De eso saben mucho en la panadería A Bicha, un negocio familiar cuyos orígenes se remontan 150 años atrás y en el que la quinta generación está a punto de asumir las riendas. Precisamente por eso esta tarde sus responsables recibirán un homenaje en el que estará la directora xeral de Comercio, Sol Vázquez

La historia de la panadería A Bicha es la historia del pan en Bueu. Fue en 1860 cuando los bisabuelos de Digna Lorenzo encendieron el horno por primera vez para cocer pan, en lo que se considera prácticamente como la primera panadería del municipio. Después de 150 años el horno sigue encendido y en breve la quinta generación tomará las riendas del negocio. Hoy será un día de fiesta ya que el establecimiento será galardonado como el negocio asociado más longevo de Bueu, un reconocimiento que se enmarca dentro de la campaña "A semana do teu comercio. Unha semana, un comercio, unha historia", que impulsa la Consellería de Economía e Industria.

La actual responsable es Digna Lorenzo y en breve dejará el negocio a sus sobrinos y a su hijo, que regresará del extranjero. "Queren botarme porque saben que levei unha vida bastante sacrificada, queren que empece a aliviarme", cuenta Digna, de 63 años, con buen humor. No parece dispuesta a alejarse completamente de la que ha sido su vida desde que era una niña y se muestra orgullosa de que en casa haya gente dispuesta a mantener el fuego encendido.

Digna y su sobrina Clara trabajando ayer en el horno de leña de la panadería de Banda do Río. Gonzalo Núñez

El relevo de sus bisabuelos lo tomaron sus abuelos Francisco y Carmela, a los que luego sucedieron su padre, Xeso, y su tío Amador. Cuando murió su padre fue su madre, Lola, quien tuvo que involucrarse para mantener vivo el negocio. El nombre de A Bicha procede del mote popular con el que era conocida la familia, un sobrenombre que llevan con orgullo gracias a ese dicho de que "A Bicha matou moita fame en Bueu". Se trata de una alusión a la generosidad con la que sus abuelos se saltaban la cartilla de racionamiento después de la Guerra Civil para repartir alguna bola de pan a mayores entre las familias más necesitadas. No es el único dicho porque el de "estás más buena que el pan de la Bicha" está considerado como uno de los piropos por antonomasia en Bueu.

A lo largo de estos 150 años el negocio estuvo en diferentes lugares del centro urbano. Desde el año 1953 está ubicado en el número 57 de Banda do Río, aunque hasta hace no mucho mantenía también un despacho en la Avenida Montero Ríos. El local de Banda do Río mantiene aún hoy en funcionamiento uno de los signos de identidad de A Bicha: un horno de leña todavía en activo. "Non se fai todo o pan aquí, solo algunhas pezas. Pero vai seguir funcionando porque os novos veñen con ideas: queren adicalo para facer outro tipo de pan e facer especialidades", subraya con orgullo.

Hoy será el momento de recibir un merecido homenaje. Será a las 18.30 horas en la propia panadería, con la presencia de la directora xeral de Comercio, Sol Vázquez; el alcalde de Bueu, Félix Juncal; y los responsables de Fecimo y Acibu, que fueron quienes la propusieron para este reconocimiento.