El gobierno de Bueu presentará al próximo pleno un lote de facturas todavía sin pagar correspondientes al año 2012 y que en total suman casi 300.000 euros. Más de la mitad de esa deuda se corresponde con la facturación de la empresa eléctrica Gas Natural/Unión Fenosa y tendrá que ser abonada con cargo a los presupuestos de 2013.

El asunto forma parte del orden del día de la sesión plenaria del mes de marzo, que esta vez se adelanta al viernes a las 20.00 horas, a través de un reconocimiento extrajudicial de deuda. Desde el consistorio explican que el problema se originó la primavera pasada, cuando la compañía presentó en el mes de mayo la factura correspondiente al ejercicio 2011. "Houbo que facerlle frente coa partida que xa estaba consignada nos orzamentos de 2012", apuntan los responsables municipales. Pero de esta manera el ayuntamiento prácticamente agotó la partida de crédito que tenía para pagar a Fenosa las facturas del propio año 2012.

La decisión municipal de acogerse el año pasado al plan estatal de pago a proveedores trajo consigo la aprobación de un estricto plan de ajuste. Las condiciones de ese documento impiden aumentar el techo de gasto anual, razón por la que finalmente desde el consistorio se optó por un reconocimiento extrajudicial de deuda. "A outra posibilidade era reestructurar ese gasto, pero iso significaría renunciar a obras e servizos que redundarían nos veciños", justifica el regidor municipal, Félix Juncal.

De los 300.000 euros de deuda que se reconocerán en el pleno del viernes, 170.000 corresponden a la compañía eléctrica. Los restantes 130.000 hacen referencia a facturas por suministros, obras y servicios desarrollados a lo largo de 2012 y que todavía no fueron abonadas.

El pleno del viernes será a las 20.00 horas y se adelanta para contestar en plazo a la única alegación presentada durante el periodo de exposición pública de los presupuestos de 2013. El informe de los técnicos propone desestimar la reclamación, referente a la consignación de gastos judiciales por un pleito. Si finalmente el pleno aprueba la desestimación -el gobierno local cuenta con mayoría absoluta- las cuentas municipales entrarían en vigor ya que actualmente continúan prorrogadas las de 2012.