La plataforma de afectados por las subordinadas y preferentes de Novagalicia Banco continúa con las medidas de presión en el consistorio. Ayer, una comitiva compuesta por media docena de damnificados mostró su situación a la conselleira de Traballo, Beatriz Mato, durante su visita al consistorio moañés. La responsable de la Xunta explicó que "nós somos un aliado na defensa dos seus intereses e fomos pioneiros co sistema de arbitraxe". No obstante, aseguró que el ritmo del proceso que regula los laudos depende también de la entidad, Novagalicia Banco, e insistió en que trasladará las quejas de los afectados al presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo.

Por su parte, el regidor de Moaña, José Fervenza, añadió que mañana la plataforma se reunirá con un representante de NCG. En dicho encuentro también estarán presentes miembros del gobierno local y varios representantes de los afectados, que tratarán de buscar una solución urgente a sus problemas o, en caso contrario, "continuaremos con la parálisis de plenos y reuniones".

En Cangas la imaginación continúa siendo la mejor arma de los afectados, que permanecen acampados en el exterior de la oficina principal de NCG desde hace más de dos meses. Ayer instalaron un altar en el que se veía la figura de un santo con el rostro de Julio Fernández Gayoso desplegando un bando en el que, en tono humorístico, se solicita al alcalde vigués, Abel Caballero, que le retire la denominación de Vigués Distinguido. Tras el famoso pleno en la caseta municipal, los cifras que se exponen a diario en los laterales de la misma y que dan a conocer las cantidades pendientes de devolver y el número de casos pendientes de arbitraje no han cambiado. Alternativa Galega de Esquerdas (AGE) tenía la intención de presentar en el Parlamento de Galicia una petición precisamente para que se le quitara a Julio Fernández Gayoso la medalla de oro Castelao, igual que a José Luis Méndez, anterior presidente de Caixa Galicia.