La búsqueda de posibles restos humanos en una finca del rural de Bueu finalizó en la mañana de ayer sin resultados. Una cuadrilla de miembros del Grupo Municipal de Intervención Rápida (Grumir), acompañados de agentes de la Policía Judicial del cuartel de la Guardia Civil de Cangas, limpiaron e inspeccionaron la parcela contigua al lugar en el que el pasado mes de septiembre apareció un cráneo humano. La orden partió del juzgado de instrucción número 2 de Marín, a raíz de un informe elaborado por la unidad de Antropología Forense del Instituto de Medicina Legal de Galicia, situado en la localidad ourensana de Verín. Una de las razones que motivaron esta nueva búsqueda, según fuentes consultadas, es que se habría hallado un golpe en el cráneo. Queda por confirmar si es ante mortem (previo a la muerte) o post mortem (posterior a la muerte).

El cráneo fue hallado en septiembre por un trabajador del Grumir. Gonzalo Núñez

Los análisis efectuados al cráneo confirmarían además una de las primeras hipótesis manejadas tras su hallazgo y se cree que podría pertenecer a una mujer joven. La mayor indefinición se sitúa a la hora de establecer la antigüedad de los restos, que podría rondar los cinco años. Lo que sí está claro es que no supera los veinte años puesto que en ese caso desde la unidad de Antropología Forense no se habría solicitado continuar con las investigaciones.

La Policía Judicial debe elaborar ahora un informe que trasladará al juzgado de Marín, que a continuación deberá decidir qué nuevos pasos seguir. Esa actuación podría depender de los resultados de los análisis genéticos que se le realizarán al cráneo. Desde el Instituto de Medicina Legal de Galicia se remitieron muestras a Madrid para que se comparen con las del banco de personas desaparecidas y comprobar si existe alguna coincidencia.