Los recortes presupuestarios en Educación han llevado a la Xunta a no poder abrir el nuevo comedor del colegio público de A Rúa, cuya construcción concluyó en enero de 2011 y que los padres querían que entrara en servicio en el nuevo curso que empezó el pasado día 12. Los padres no salen de su asombro y no entienden cómo la consellería ha realizado una inversión en esta infraestructura, que incluso les mantuvo el curso pasado con medio patio del colegio sin poder utilizar debido a las obras, y ahora diga que no tiene crédito para poder abrirlo.

La presidenta de la Asociación de nais e pais (Anpa) de este colegio, María Fernández, explica que cuando en enero acabaron las obras y como hay que soliciar antes de mayo la apertura del comedor para el curso que arranca en septiembre, empezaron a tramitarla. Lo que acordaron los padres fue acogerse a la modalidad B por considerar que se trataba de la alternativa más económica para la consellería. Dicha modalidad establece la posibilidad de utilizar la cocina de otro colegio para realizar el menú y trasladarlo en vehículo hasta el centro escolar. Los padres consideraban que cómo los colegios de Coiro y de San Roque disponen de cocina propia, se podrían preparar allí los menús "por lo que solo habría que gastar en el vehículo para trasladarlos y, quizás, en la contratación de una persona".

La presidenta del Anpa asegura que a finales de mayo seguían sin respuesta de la consellería y la anterior directora del colegio realizó una gestión para conocer en qué situación estaba la solicitud. A raíz de eso, Educación "nos contestó que habíamos solicitado algo muy extraño y que no se iba a aceptar por lo que en junio, y en respuesta a la Xunta, les solicitamos la apertura del comedor a través de la modalidad C, de catering gestionado por la consellería con una empresa de hostelería".

La Consellería de Educación contestó a esta solicitud el pasado 2 de septiembre y es en esa comunicación en donde la Secretaría Xeral Técnica informa de la "inexistencia de crédito para asumir o gasto derivado da apertura do comedor escolar do CEIP A Rúa mediante a modalidade de contratación do servicio cunha empresa do sector hosteleiro". Argumenta también que este colegio está situado en la zona peiurbana, tiene aprobada la jornada única y dispone de transporte escolar al remate de las clases, por lo que "a razoable proximidade existente entre o centro e os domicilios dos alumnos non demora de xeito perxudicial para a súa saúde o acto da comida". A esto, añade, la grave insuficiencia presupuestaria que sufre en estos momentos la consellería "que conectada con los objetivos de planificación xeral en materia de comedores escolares, desaconsella a apertura do comedor na modalidade proposta a fin de evitar indesexables agravios comparativos".

Educación había invertido más de 300.000 euros el año pasado en la mejora y ampliación de este colegio, con nuevas aulas y un comedor. Los padres no entienden cómo se hizo esa inversión y ahora el comedor no puede abrir por falta de crédito de la Consellería de Educación.