Los concejales del grupo municipal de ACE, Mariano Abalo, Xosé Manuel Pazos y Maruchi Álvarez comunicaron ayer al final del pleno que abandonaban sus funciones como miembros del grupo de gobierno de Cangas, que ahora queda en minoría con los cinco ediles del BNG y los cuatro del PSOE. La oposición la compone ahora12 concejales: 8 del PP, la edil no adscrita y los 3 de ACE.

El encargado de anunciar la marcha fue Xosé Manuel Pazos, ya ex edil de Cultura, que se doctoró ayer en arte dramático al escenificar una marcha anunciada en repetidas ocasiones en compañía de los que apoyaron a este grupo municipal durante estos algo más de dos años de gobierno. Al pleno, que se liquidó en una hora, asistió un centenar de personas. Fue este público, a modo de coro griego, el que gritó a la conclusión: "¡Clara dimisión, Clara dimisión…!" y "¡PP, PSOE y BNG a misma merda é!". No obstante, y para que no faltara ese gusto que tienen algunos directores por dejar abierto el guión, Pazos dijo que "esta situación só pode ser revertida se o BNG, como grupo municipal ou como organización política dá os pasos necesarios para retomar o diálogo e recompoñer o pacto de goberno nas condicións nas que foi asinado no seu día ou, no seu defecto, están dispostos a propiciar un cambio na persoa que ostenta a Alcaldía que permita, e que teña como obxectivo fundamental, recompoñer un gobierno maioritario e de esquerdas de Cangas". Evidentemente, Pazos tenía lo que buscaba: aplausos al final de su comunicado, que coincidía, por cierto, una semana después de que se sumara con entusiasmo a la reinauguración de la Casa de Cultura de Cangas, que ya se presumía como último acto conjunto. Pazos se erigió en portavoz de la ruptura y su voz ronca y ya baja en nicotina repitió los argumentos que ya habían dicho mucho tiempo atrás respecto al tripartito. Dejó constancia de que su grupo no quiere acatar el papel de socio sumiso y mudo en este gobierno municipal, "aó que nos quere reducir o grupo que sustenta á Alcaldesa, recorrendo mesmo a actuacións de intromisións e reiteradas de funcións ao noso portavoz, que non é que atenten conta él, senó que atentan directamente contra o pacto de goberno e contra a nosa dignidade como grupo asinante do mesmo". Pazos se refirió a la "usurpación" de competencias de Urbanismo a Mariano Abalo y asegura que su grupo tuvo la paciencia de esperar tres meses "desde o golpe de estado" por si se recomponía la situación. Considera que se llegó a un límite y calificó el comportamiento de la alcaldesa de prepotente y caudillista autoritario, para añadir que "non queremos vernos involucrados nin ser cómplices desa maneira de facer política propia da dereita reaccionaria". Pero toda esta puesta en escena tuvo problema de coordinación. Por la mañana, el líder de ACE, Mariano Abalo, que después se quedó como apuntador detrás de Pazos, aseguraba que su grupo estaba dentro del gobierno, que la asamblea de su coalición política lo único que había acordado fue facultarlo para dirigirse a la dirección política del BNG para decirle que estaba en sus manos el futuro de un gobierno de izquierdas de Cangas. Más tarde quedaron en remitir una nota y un poco después que ésta se facilitaría en el pleno. La nota o guión llegó más temprano a algunos sitios que otros, dependiendo de la querencias, utilizando ese lenguaje taurino que ayer venía tan al caso con la moción para que Cangas fuese el primer concello de Galicia que rechazara la tauromaquia. Esta moción de ACE, que constituía el único punto del orden del día de la sesión, sí fue aprobada y por unanimidad.

Moción sobre Massó

Por urgencia ACE presentó una moción para que el Concello entregara documentación del expediente de las obras de Massó al juzgado de lo Contencioso Número 2 de Pontevedra. Era un reclamo para que miembros del Foro Social y de la Cofradía de Pescadores estuvieran presentes ayer en el salón de plenos. La moción se rechazó, con los votos en contra del PSOE y BNG, mientra que el PP utilizó la fórmula esa tan manida en O Morrazo de no entrar en votación.

La alcaldesa aguantó el chaparrón y trató en todo momento de evitar enfrentamientos que dieran de nuevo pie a salir en las páginas de sucesos. Y es que el panorama político en Cangas no cambia demasiado. Aunque el portavoz BNG está convencido de que hubo conversaciones entre ACE y PP, es casi imposible que la formación política que lidera Mariano Abalo sume sus fuerzas con la de José Enrique Sotelo para presentar una moción de censura que quite de la alcaldía a Clara Millán. El problema más grande que tiene ahora Clara Millán es reorganizar su gobierno, es decir repartir las áreas que dejan vacantes los concejales de ACE: Cultura y Personal, porque la regidora ya había asumido el área de Urbanismo de Mariano Abalo, que tendrá que regresar a su trabajo en Correos, esperando destino.

Reacciones

Ayer por la mañana, el portavoz del BNG, Óliver Álvarez, estaba convencido de que lo que ACE buscaba era una moción de censura aliándose con el PP. , algo en lo que insistió al final del pleno. Pero Óliver Álvarez se encargó de cerrar el plano que Pazos había dejado abierto. "Si la cuestión es que la alcaldesa se retire para sentarse a negociar, sí puedo manifestar que para el BNG ella cuenta con todo su respaldo, pero hay que recordarle a ACE que los alcaldes y las alcaldesas los ponen y los quitan los vecinos en los procesos electorales. Para quitarlos no se puede utilizar ni la coacción ni la fuerza ni el intercambio ni la negociación, para eso existe una figura que se llama moción de censura y si eso es lo que quieren, lo que tendrán que hacer es sentarse a negociar con el Partido Popular una alternativa a ese gobierno. Esa es la manera democrática de conseguir ese objetivo. Yo recibí información de que esas reuniones se mantenían. Defiende los mismos intereses, defenderán ideas similares, llegarán a acuerdos puntuales como está sucediendo y me remito a las actas de las sesiones. Pues que se sienten y negocien y presenten una alternativa de gobierno. El BNG no va a aceptar nunca un chantaje, un soborno o un intercambio en una cuestión tan seria como quitar a los vecinos de Cangas su alcaldesa que llegó al puesto siguiendo un proceso democrático".

Por su parte, el PSOE afirma que evaluará el nuevo escenario el próximo lunes, en su reunión habitual de la ejecutiva. También tiene claro que se trata de una disputa entre BNG y ACE y ya adelantó que será reacio a coger alguna de las áreas que deja vacantes la marcha de ACE del gobierno. Ayer, por la noche, ya se barajaba a que la concejalía de Cultura podía ser asumida por la edil de Turismo, Mercedes Giráldez y que la propia alcaldesa puede hacerse cargo de la de Personal, de hecho es en teoría la jefa de Personal del Concello de Cangas.

De la situación, el PP dice que pese a la marcha de ACE "todo sigue igual" en el ejecutivo de Cangas y que es una cuestión que tiene que dilucidar este "supuesto gobierno". El PP, cuando ACE anunció que no iba a mantener la disciplina de voto en el gobierno, invitó a la alcaldesa a someterse a una moción de confianza.