El Concello de Cangas abrirá un nuevo expediente sancionador para obligar al propietario a talar dos grandes eucaliptos situados frente al colegio A Rúa. No hace ni un mes que una pola de estos árboles cayó sobre la carretera y hubo riesgo más que evidentes de que se precipitara en el patio de recreo del citado colegio público. El Concello dará diez días de plazo al propietario para que realice la tarea de tala, de lo contrario los trabajos los llevará a cabo el Ayuntamiento y será el propietario el que tendrá que abonar los costes de la tala. El alcalde José Enrique Sotelo pudo comprobar ayer in situ el riesgo que hay para la población escolar. La Policía Local también realizó un informe de la situación, de la que el gobierno local había sido alertado por la dirección del centro y los padres de alumnos.

Por su parte, José Enrique Sotelo se comprometió con la Asociación de Padres y Alumnos del Colegio a Rúa a homologar el actual parque infantil que hay en el centro escolar y construir uno nuevo, con el propósito de que pueda ser utilizado también en horas no lectivas como parque público, como lo es ahora también. El alcalde fue muy receptivo a las demandas planteadas por la ANPA del colegio público de A Rúa, como lo fue también a la de la Asociación de Vecinos de A Pedreira, cuyos representantes también asistieron ayer a la visita que el alcalde de Cangas realizó al centro escolar en compañía de técnicos municipales. La ampliación del vial que da acceso al colegio fue otro de los asuntos que se abordó ayer en la reunión. La dirección y el ANPA pide que se expropie un pequeño trozo de una parcela, con el fin de ensanchar el vial y que los autobuses puedan dar la vuelta.