La Comunidad de Montes de Darbo, en Cangas, se va a plantear la limitación del acceso al mirador del Balcón do Rei, desde donde se contempla todo el casco urbano de la localidad y la ría, por los últimos actos vandálicos. Las barandillas que los comuneros instalaron, a través del convenio con el Concello de Cangas, y que forman parte del adecentamiento de este área de recreo, en donde se han instalado también asadores, fueron arrancadas de cuajo y arrojadas al monte, en un acto vandálico que la junta rectora dice que no va a volver a permitir.

Los hechos ocurrieron en la noche del jueves y la Comunidad de Montes lo atribuye a una gamberrada "por el hecho de hacer daño", pero muy costosa ya que el valor de los destrozos pueden rondar entre los 1.500 y 2.000 euros: "No vamos a permitir que el trabajo y el esfuerzo que estamos realizando se tiren por la borda". Los comuneros tienen previsto realizar en un primer momento una campaña de sensibilización con la colocación de carteles que conciencien sobre la necesidad de hay que respetar un espacio que es para el disfrute de todos. Si los carteles no surten efecto, la comunidad se plantea limitar el acceso de las motos hasta el recinto, siempre y cuando lo apruebe la asamblea de los comuneros.