Urbanización y turismo. Esos son los males que el colectivo Ecologistas en Acción parece dictaminar con la presentación de un informe sobre la situación de los ecosistemas litorales del Estado español, al que califican de "alarmante". En el estudio presentado, el grupo ecologista contrapone las banderas azules otorgadas por la Unión Europea a las banderas y puntos "negros" por ellos concedidos a los lugares más agredidos y que presentan mayor degradación.

En su diagnóstico, los ecologistas destinan un total de 7 banderas y 14 puntos negros para las tres provincias gallegas con mar -4 banderas negras para Pontevedra y 3 banderas para A Coruña-. En lo que respecta a O Morrazo, la comarca recibe dos puntos negros y una bandera que se distribuyen a lo largo de los concellos de Moaña, Cangas y Bueu.

Las dos localidades ubicadas en la parte norte de la ría de Vigo constituyen uno de los puntos oscuros del estudio medioambiental. Las atrabiliarias insignias responden a "una urbanización del litoral de forma expansiva" y a la "construcción del puerto deportivo de Cangas y Moaña", éste último en ejecución. En su recorrido hacia el interior de la ría, el estudio cita también los puertos de Vilaboa y Domaio. La analítica se ve completada por los puntos negros de la Ensenada de San Simón a la que achacan un crecimiento urbanístico "expansivo".

Por su parte, la proliferación de puertos deportivos en zonas como Canido o A Lagoa, son algunos de los elementos que sumados a las deficiencias en la depuración y la mala gestión del puerto de Vigo, hacen que éste reciba la única bandera de la ría.

En su recorrido de Cangas hacia Aldán, y aún dentro del punto negro que constituye el "Norte de la Ría de Vigo", los ecologistas recuerdan los impactos sobre las comunidades dunares y destacan el "grave caso de la Costa da Vela". Ya en la ría de Aldán, es donde el informe introduce el segundo punto negro con la construcción de un nuevo puerto deportivo. En este punto cae en varios errores, al no hacer referencia a la ampliación del puerto existente, incluir Aldán dentro del concello de Bueu y no reseñar en ningún momento la incidencias que podría generar el puerto deportivo de más de 400 plazas proyectado para la playa de Pescadoira.

Los ecologistas destacan la "gravedad" del aumento de este tipo de infraestructuras portuarias que generan "modificaciones en la dinámica de los sedimentos del litoral y la consecuente erosión de playas próximas; asimismo, el vertido de grandes volúmenes de roca y hormigón "cambian y privatizan" la belleza litoral.

En lo que respecta a Bueu, allí es donde ubican la única bandera negra de O Morrazo. Su razón de ser radica en la "construcción ilegal de viviendas" para uso estacional y de hostelería en Ons.

"Menos hormigón, más naturaleza, amarres suficientes, navegación más segura y menos derroche de cemento" podría ser el resumen de los postulados del informe. En su parte final, Ecologistas en Acción señalan como "imprescindible" la aprobación de una moratoria urbanística con la que se garantice la regeneración de los ecosistemas naturales.